Las venas abiertas del MERCOSUR

Argentina y el MERCOSUR proyectan la reedición del esquema de entrega de principios del siglo XX. Las iniciativas de acuerdos abusivos, usurarios y poco convenientes, amenazan contra la integridad del continente.
Redacción
Tras la cumbre del MERCOSUR realizada en la ciudad de Santa Fe días atrás, las novedades para el bloque de países y para Argentina no son demasiado alentadoras en materia de comercio exterior.
Entre otras declaraciones, sobresalieron las loas al acuerdo de “asociación estratégica” con los 28 países que integran la Unión Europea (UE), que persigue la intención de conformar un “mercado único” de más de 850 millones de consumidores.
Asimismo, se consolidó la postura de avanzar en acuerdos similares con la EFTA, una asociación de libre comercio que integran en la actualidad Noruega, Suiza, Liechtenstein e Islandia; pero con grandes enlaces asociativos con Canadá y Corea del Sur. La iniciativa no es casual. Los coreanos pretenden un acuerdo de comercio de condiciones similares a las que MERCOSUR posee con Canadá; y pretende vender a Sudamérica automóviles, autopartes y productos electrónicos. Es decir, replicar condiciones comerciales que mantiene con los cuatro países del EFTA + Canadá.
Por otra parte, se discutieron las bases de lo que pretende ser el mecanismo de integración con la actualmente denominada Alianza del Pacífico, que integran Chile, Colombia, México y Perú. En ese apartado, se avanzó hacia la consolidación de lo que a fines de la década del ’90 postuló la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana (IRRSA). Plan de desarrollo de infraestructura logístico-energética, cuyo fin es abastecer al mercado mundial de materias primas y recursos naturales, a partir de la coordinación con las grandes potencias en materia económica e industrial del globo. Se habló incluso sobre una integración “4+4”, que elimine las barreras aduaneras entre países.
Los cuatro miembros plenos del MERCOSUR (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), poseen en conjunto una población cercana a los 300 millones de habitantes, con un Producto Interno Bruto que roza los 3 billones de dólares.

Mientras tanto, en Argentina se conocían lo informes oficiales de actividad industrial, dónde la mayoría de los sectores continúan en picada; y la capacidad ociosa alcanza casi el 60 % en promedio.
Por otra parte, el Gobierno festejaba los números del comercio exterior: si bien afirma que la baja en materia de exportaciones de productos agropecuarios obedece a factores estacionales; celebraron las ventas en materia de minerales, energía e hidrocarburos: los minerales de plata y sus derivados crecieron un 400% interanual; es decir respecto de 2018. Combustibles y energía, tuvieron ventas externas por US$ 400 millones mostraron un crecimiento de 29% comparativamente.
En este rubro se destacaron las exportaciones de aceite crudo de petróleo, con un aumento de 75% interanual por un total de US$ 62 millones, con alza en los envíos hacia Estados Unidos. Aumentaron asimismo, las ventas de fuel-oil, con una variación positiva de US$ 14 millones. En cuanto al gas natural, se registraron operaciones por US$ 11 millones más, gracias a las mayores compras desde Emiratos Arabes y Chile, respectivamente. Todas las comparaciones son con referencia al año pasado.

Fuente: MERCOSUR / INDEC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s