Como la UIA, pero de la fruta

Se conformó días pasados una nueva corporación que reúne a los principales agrupamientos empresarios de la porción exportadora de la producción frutícola: “Frutas Argentinas”. Su lanzamiento, estuvo acordado con las altas líneas del Ministerio de Trabajo y Producción de la Nación. ¿Su horizonte? El modelo (moderno) peruano de explotación agraria.
Redacción
Liderado por los actores de las principales cámaras empresarias ligadas a la exportación en la fruticultura, se conformó Frutas Argentinas. Sus principales actores son Fedecitrus, representando a los exportadores de cítricos; CAFI, a los de peras y manzanas; CAPCI, de cerezas; y ABC por el lado de los arándanos.
La nueva Corporación nació para desrregular aún más el sector frutícola. Representando a la porción de grandes exportadores, tiene desde el vamos un enfrentamiento con los pequeños y medianos productores, dado que el nuevo agrupamiento, sumaría al proceso de concentración y dependencia del sector hacia las empresas multinacionales que digitan la dinámica de exportación y por ende las políticas productivas.
Según el documento emitido por el nuevo aglomerado empresario y lo que trascendió luego de la reunión con el ministro Sica, la fruticultura en argentina moviliza una decena de enclaves regionales, generando un total de 176 mil puestos de trabajo directos y cerca de 390 mil indirectos. A su vez, afirman exportar con valor agregado a 70 países, generando 2.000 millones de dólares de facturación, de los cuales 650 millones corresponden al mercado interno.
El reclamo hacia el ministro, giró en torno a la caída de exportaciones, que alcanzaría el 50% desde 2009, y significarían al menos de 750 mil toneladas al año. Excedente que, al venderse en el mercado interno, genera “saturación” y “no logra recompensar a los productores con precios razonables”, son volcados usualmente a la vera de los caminos.

Frutas argentinas exportaciones - Fte. Bicho s de campo

Los motivos que esgrimen son “de libro”: la existencia de “retenciones” o impuestos a la exportación; la reducción de reintegros al comercio exterior; la inflación; el dólar “atrasado”, es decir, baja cotización respecto del peso; los costos laborales; las tarifas de energía; los altos costos logísticos; la falta de acuerdos comerciales que permitan reducir los aranceles de importación que se cobran en los distintos mercados; o su contracara: la falta de subsidios y ventajas impositivas de parte del Estado para con el sector.
Asimismo, al mismo tiempo, denunciaron y reivindicaron a los principales competidores actuales que son Chile, Perú y Sudáfrica. Las malas, giran en torno a que esas 750.000 toneladas que le “faltan a la Argentina” las cooptaron esos países. Las buenas, es que proponen al gobierno argentino, implementar el “modelo peruano establecido en la ley 27.360 de esa hermana nación.
Las buenas peruanas, que en los últimos quince años multiplicaron en 9 veces los volúmenes de exportación, están basadas en producción extensiva a bajo costo gracias la explotación laboral de los trabajadores agrarios. Si bien la normativa establece el “blanqueamiento masivo de los trabajadores rurales”; la relación contractual es prácticamente inexistente y la estabilidad brilla por su ausencia; a la vez que las cargas sociales por trabajador no superan el 4% del jornal bruto (en Argentina se cuadriplica ese porcentaje).
Según los empresarios, Perú redujo la pobreza en un 50% porque “hay más puestos de trabajo”. Puestos laborales atados al modelo chino: mera subsistencia con control Estatal.
De tener éxito en sus pretensiones, Frutas Argentinas se habrá convertido en el vector de la destrucción de dos cosas: primero, la fruticultura, su desarrollo, su tradición laboral y productiva, consolidando el modelo concentrador que mira hacia “afuera”. Segundo, la desaparición del pequeño chacarero y del trabajo rural digno.
Si la jugada les sale bien; lo ensayado en el banco de pruebas, se pasará a las grandes pistas: la producción de commodities (soja, trigo, maíz y girasol) y la industria nacional.

Fuente: Bichos de Campo / ComexPerú

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s