La fruta y el achique

A partir de la crisis del sector frutícola, los gobiernos de Río Negro y Neuquén junto a otras instituciones ligadas a la actividad, pusieron el grito en el cielo por la deuda que algunas provincias mantienen con Programa Nacional de Control y Erradicación de Mosca de los Frutos. Sin embargo, la problemática de la fruticultura posee otros resortes que lejos se está de querer tocarse.
Redacción
Recientemente se reunieron para evaluar la situación, los principales actores del sector: los Gobiernos de Río Negro y Neuquén, SENASA, FUNBAPA, la Federación de Productores de Río Negro y Neuquén, la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI). La mejor conclusión ala que pudieron abordar fue salir a reclamarle a las provincias que no aportan al fondo que compone el Programa Nacional de Control y Erradicación de Mosca de los Frutos. El mismo, está vigente desde 1994, y cuenta con cuatro provincias en mora desde entonces: Buenos Aires, Chubut, La Pampa y Santa Cruz.
La deuda total acumulada en veinticinco años, alcanzaría una suma que rondaría los 340 millones de pesos. El presupuesto anual asignado al Programa es de 67 millones de pesos y el déficit denunciado alcanzaría el 40%.
Si bien las provincias de Río Negro y Neuquén aportarían los recursos faltantes desde sus propias arcas, se realizó el llamamiento público a las provincias deudoras para que regularicen la situación.
El Programa es administrado por FUNBAPA (Fundación Barrera Zoofitosanitaría Patagónica) quién recientemente informó que el 70% de sus recursos están afectados al personal. SENASA por su parte, éste año cambió la modalidad de asistencia: otorga insumos en lugar de dinero; y en este caso el bien principal son las costosas moscas estériles.

Algunos números de la reciente campaña frutícola

Se estima que algo más de 300 mil toneladas de peras y manzanas quedaron sin cosechar en las plantas. Según las entidades agropecuarias afines a la actividad, desde 2012 a esta parte la producción cayó de aproximadamente 1.900.00 toneladas, a 1 millón. Es decir, casi la mitad de la producción ha desaparecido del espectro.
Los productores afirman que cada kilo de fruta tiene un costo total de producción de $ 10; con una carga impositiva del 60%; lo explican de la siguiente manera: las retenciones a la exportación implican un 12%. Sin embargo, tal tributo se paga sobre el “bulto cerrado”. Sucede que ni los fletes a puerto, caja, papel y servicio de empaque no pagan retenciones; por lo tanto, la cadena de costos adicionales convierte ese 12% en 35%. La porción restante de carga tributaria se reparte en cargas sociales y aportes a los trabajadores y otros cargos marginales.
Si bien, la estructura de costos vista desde los ojos de la dirigencia frutícola, puede cuestionarse, observarse desde otra óptica – por ejemplo, los denominados “costos laborales” no deberían considerarse “gasto” -, hay una realidad que tiene plena vigencia en el sector: la actividad está altamente concentrada en un puñado de firmas que van desde el acopio y empaque hasta el flete a puerto; y todas esas etapas negocian con una o dos empresas exportadoras asociadas o subsidiarias de firmas multinacionales.

Volviendo al Programa Nacional de Control y Erradicación de Mosca de los Frutos, lo extraño es por qué no se reclamaron los fondos atrasados con una mayor antelación. ¿Qué paso ésta vez? Lo más probable es que ya no haya solución posible para los productores, en el marco de la presente (histórica) lógica de producción.
El comercio exterior argentino, no es manejado por Argentina. La red de instituciones, organismos y asociaciones que asistieron históricamente a las economías regionales (INTA, INTI, SENASA), han visto como año a año se deteriora su partida presupuestaria asignada, y consonancia con una política clara de sub-ejecución de esos recursos. Esto último da pie a un nuevo recorte para el año que se avecina.
Más que un círculo vicioso, es un laberinto interminable. La única salida entonces está dada por saltar hacia arriba, y que el Estado vuelva a tomar el control de la producción y de la cadena del sector.

Fuente: CAFI / Gob. Río Negro / SENASA / FUNBAPA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s