El cuento del arroz

La actividad arrocera no escapa a la crisis. Atraviesa un proceso de concentración creciente, y posee pequeños márgenes de rentabilidad, cosa que impide competir comercial y productivamente con los “grandes” del sector.
Redacción
Expertos. ¿Quién los entiende? A partir de la crisis general de todos lo sectores de la producción en Argentina -a excepción de la soja, el trigo, el maíz y el girasol por sus saldos exportables y la no necesidad de liquidar ventas en dólares ante el fisco nacional-, los análisis siempre van hacia un mismo sesgo: el país no se adapta a la demanda internacional.
Los argumentos son coincidentes con esa afirmación. Por un lado se dice que el campo argentino desde hace tres décadas, año a año, alcanza volúmenes récords de cosechas. Pero dicha producción al tener escaso valor agregado, no obtiene la cotización internacional que merece. Por eso, como en casi todos los países agro-minero exportadores como Argentina, un cuarto de la población vive muy bien o más o menos bien; y el resto puebla el tobogán hacia el abismo.
La clase sería, según ésta lógica, que la revolución tecnológica aplicada a nuestro campo – leasé paquete tecnológico del extractivismo agrario impulsado por Monsanto, Bayer, Morgan, entre otras -, logró productividades increíbles comparando con cuatro o cinco décadas atrás, pero dejó mucha gente en el camino. La solución ensayada, no desentona: trabajar en la capacitación y uso eficiente de los recursos humanos, para lograr mayor valor agregado a la producción.
Es decir; el encuadramiento ideológico del modelo productivo no se toca. O sea; se propone apagar el fuego con nafta.
La actividad arrocera no escapa a esa dinámica; y con el agravante que no cuenta a nivel internacional con precios de referencia ni con mercados “a futuro” de cara al productor. Esto provoca que en mayor proporción que otros sectores agrícolas, los productores sean rehenes de las cadenas de comercialización.
Asimismo atraviesa un proceso de concentración creciente: de 95.000 hectáreas que explotaban pequeños productores hace cuatro décadas sólo en la provincia de Corrientes, queda un 15%. El resto quedó en manos de las cadenas industriales y su integración vertical (cultivo-cosecha-almacenamiento-procesamiento y bodega; góndola en el caso de la porción para el mercado interno). De 300 productores que había en Corrientes – la provincia principal en el cultivo – no quedan más de 80. El 60% de la producción se exporta principalmente a Turquía, Panamá, México y Perú.
Los márgenes económicos son del 20%, siempre y cuando el campo se ubique en la mencionada provincia o el norte de Entre Ríos. El precio internacional oscila entre 200 y 175 dólares por tonelada. Producir una hectárea alcanza un costo de U$S 1.500. Por lo tanto sólo los campos ubicados en la zona nombrada con rindes que van entre 9,5 y 9,2 toneladas por hectárea tienen márgenes de subsistencia. El resto de las regiones con rindes que van de 7,5 a 7 ton/h, no cubren los costos de funcionamiento a menos que estén integrados (o entregados a los grandes).
Para colmo, sobre llovido, mojado. El Conicet y la Universidad Nacional del Litoral (UNL), con un aporte para financiamiento de 12 millones pesos de parte del gobierno de la Provincia de Santa Fe, están desarrollando arroz que soporte condiciones de salinidad y escasez de agua. Es decir, están generando las condiciones genéticas necesarias en el cultivo, para que éste garantice productividad en condiciones climáticas adversas.
¿Será una demanda del mercado internacional? ¿Será de las principales empresas del sector? No creo que la familia argentina esté tan preocupada por consumir un arroz resistente a la sal y la sequía.

Fuentes: Arroz Argentino / INTA / Secretaría de Hacienda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s