Encerando la canaleta

El Poder Ejecutivo Nacional, mediante el Decreto N° 389/19, oficializó la desregulación del Comercio Exterior argentino. En el marco de los “mandamientos” del plan de “Modernización del Estado” anunciado en 2016, Argentina completó el aggiornamiento de cara al intercambio internacional que impulsan la Organización Mundial de Comercio (OMC) y la Organización Mundial de Aduanas (OMA).
Redacción
Era una de las deudas pendientes del Gobierno. Las nuevas reglas fueron acordadas con el concierto internacional de corporaciones. La OMA establece para sus estados miembros objetivos y principios básicos para “optimizar la seguridad en todos los puntos de la cadena logística y garantizar el suministro ágil y seguro de mercaderías en el comercio internacional”. Es decir, otorgar la siempre revisitada “seguridad y previsibilidad jurídico-normativa, que reclaman los grandes monstruos del intercambio, aseguradoras de riesgo, bancos y empresas multinacionales.
En criollo, estas medidas implican la desregulación del esquema de protección aduanera “puertas hacia adentro del país” – cosa que incide de manera directa sobre la industria local y el mercado interno -; y el reagrupamiento y reasignación de funciones de las agencias y mecanismos aduaneros. Desde la entrada en vigencia del Decreto el pasado lunes, la Aduana Nacional y demás organismos encargados de fiscalizar, controlar y organizar el comercio exterior argentino, abandonarán su rol de meros agentes de tránsito al que habían sido reducidos y se transformarán en semáforos.
Así, los protocolos normativos y la estructura estatal resultante, se adaptarán al “Marco Normativo para Asegurar y facilitar el Comercio Global (SAFE)” que postula la Organización Mundial de Aduanas.
De esta manera, la AFIP a través de la Dirección General de Aduanas de la Nación creará el Comité Permanente Interorgánico (CPI), del cual participarán la Secretaría de Comercio Exterior y de la Secretaría de Simplificación Productiva, ambas dependientes del Ministerio de Producción y Trabajo, y entidades privadas intervinientes en el comercio internacional. El objetivo del Comité será según el Decreto 389/19, el de “propiciar procedimientos que disminuyan los costos operativos, faciliten el comercio exterior y la integración con otros países, garantizando a través de los mismos, la participación ágil y el control eficaz de los organismos intervinientes en el proceso de “des-aduanamiento” de las mercaderías involucradas en las operaciones de comercio internacional y la adhesión de múltiples operadores”.
Nuevamente y en criollo: encerar la canaleta por la que se fugan allende los mares los bienes y recursos naturales estratégicos para el país, y por la que ingresan productos del exterior que minan cada día el sector productivo nacional.

comercio-exterior-800x445

Escapaditas y “cositas”

Cuesta no desconfiar. La semana pasada, el Director General de Aduanas, Diego Dávila, participó en Corea del Sur de un seminario orientado a los funcionarios de dichas áreas de América Latina y el Caribe, y cuyo objetivo era el de “promover nuevas iniciativas para facilitar el comercio exterior”. El encuentro para latinoamericanos, buscaba también la consolidación y rápida implementación por parte delas naciones de nuestro continente del acuerdo de facilitación que se suscribió ante la organización Mundial de Comercio (OMC) en 2017.
En el mismo marco, se establecieron pautas de negociación para que América Latina incorpore “a paquete cerrado”, tecnologías de inteligencia artificial, el Blockchain (base de datos dónde se registran todo tipo de operaciones de compra-venta internacionales), y sistemas de análisis de datos. De implementarse ésto último, los grandes operadores internacionales ya no necesitaran establecer bases subsidiarias en los distintos países y el rol de los agregados comerciales de las distintas embajadas serían figuras diplomáticas decorativas. Todo será gestionado y acordado remotamente.
No fue la única delegación argentina que anduvo por el mundo. Un grupo de paisanos también estuvo por Londres, estableciendo pre-acuerdos en materia de explotación de petróleo y gas on y off shore. Caídas las gestiones “secretas” de los primeros días de mayo, donde nuestra Cancillería intentó generar un mecanismo para reconocer al Reino Unido como “Estado Ribereño” en el Atlántico Sur.
Así, el discurso oficial británico giró hacia “queremos darle la oportunidad a los empresarios y emprendedores argentinos de invertir en el Reino Unido”. Argumentando que la salida del denominado “Brexit” y las nuevas relaciones con el resto de la Unión Europea, allanarán el camino para dichos acuerdos futuros que prometen grandes ventajas arancelarias para los productos argentinos.
La propuesta parece seria. Aunque los ingleses tienen un adagio parecido al nuestro: “todo muy bonito con las empresas argentinas; pero primero, venga el petróleo”.

Fuentes: Boletín Oficial de la Nación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s