Río Negro: El Aggiornamiento de doble estándar

Todo gobernante sabe que en algún momento la hora llega. Se pueden transcurrir gestiones tranquilas o turbulentas; y más de una inclusive. Pero el algún momento, o se va hasta el hueso y se avanza con el proyecto enunciado en las campañas – no importa de qué índole o sesgo ideológico -; o se acomoda la baraja y se intenta transitar la partida jugando a ganador pero sin sobresaltos.
Agencia UNO Viedma
En ese camino parece estar transitando el Gobernador Weretilneck, y su posible marco de alianzas para las elecciones nacionales. El mandatario provincial, entiende el juego mejor que muchos. Sabe que pasado el año electoral, dónde todo el mundo político parece estar en otra frecuencia y planificando poco hacia adelante, se viene un complicadísimo 2020.
Primero, porque quién asuma a nivel nacional el próximo 10 de diciembre sabe que agarra una papa caliente y que será muy difícil gobernarla sin los “consensos” con los diferentes sectores del poder real. Segundo, porque en la provincia, le deja a su sucesora una serie de problemáticas estructurales sin resolver que tienen que ver con la caída del Producto Bruto Geográfico rionegrino (el PBI provincial); vencimientos de la deuda externa en dólares; y una serie de compromisos con los sectores de la producción y la planta general de los trabajadores estatales que deberá garantizar si no quiere pasar un 2020 turbulento.
Hay otro condimento asociado a lo anterior: para que el barco se conduzca a buen puerto, hay que llevase bien con la Casa Rosada, que aprieta pero no ahorca; y para ello es necesario aggiornarse.
Por eso, luego de la cómoda victoria el 7 de abril y las muy buenas expectativas de triunfo en los principales municipios, Juntos Somos Río Negro encarará las elecciones legislativas para elegir Diputados y Senadores nacionales, con inmejorables perspectivas de obtener escaños en el Congreso Nacional. El único riesgo, es que si va con la denominada “boleta corta”, la campaña se diluya entre la discusión de la disputa presidencial.
Por otra parte, los candidatos a Presidente están saliendo a buscar apoyo en los gobernadores. Por eso, Lavagna y Pichetto – posible fórmula de Alternativa Federal, más allá de la aparente desarticulación de los últimos días -, estuvieron días atrás visitando el INVAP junto a Weretilneck, y trascendió por otra parte esta semana, el encuentro del Gobernador con Alberto Fernández.
Oficialmente, desde Juntos no anunciaron ningún alineamiento nacional; como tampoco los posibles candidatos al Congreso. Lo que sí estaría quedando claro, es que la gestión provincial no acompañaría la fórmula que presente Cambiemos. Será porque el clima y la temperatura política, indican que el Gobierno Nacional perdería en octubre.
De todas formas nadie se juega; siempre hay tiempo para el volantazo. Hay que aggiornarse al ritmo de la hora y no enfrentarse enconadamente a nadie. Nunca se sabe en qué mesa habrá que sentarse.
Trascartón, el ministro de Economía anunció en medios de la Capital provincial que se comenzará a regularizar el pago del Impuesto a las Ganancias; como parte del compromiso asumido en el pacto fiscal impulsado por el gobierno nacional en 2018. Éste recordemos, tuvo en materia impositiva dos puntos significativos: primero suspender el programa de reducción progresiva de los impuestos provinciales afectados a la producción (Ingresos Brutos); y por otro, derogar todas las excepciones y disposiciones especiales para la no aplicación del Impuesto a las Ganancias.
Según el Ministro, tal impuesto no afectará sumas que reciben los empleados del Estado como ser: viáticos, refrigerio o movilidad entre otros. Asimismo debe tenerse en cuenta que el impuesto se aplica a los conceptos remunerativos. Un gran porcentaje de la planta estatal rionegrina percibe hasta el 50% de su salario bajo ítemes no remunerativos (“en negro”).
La especulación es simple y por eso el doble estándar: el ingreso líquido del trabajador no se vería “tan afectado”, dado que la media de los sueldos en su parte remunerativa, está lejos todavía de los topes establecidos para la imposición de ganancias.
El lector/ra se preguntará ¿qué tiene que ver esto con el panorama electoral y el posible alineamiento de Juntos con alguna de las fórmulas presidenciables? La respuesta es simple, por ello Río Negro no es la única provincia que entró en movimiento con éste tema: ningún candidato a Presidente sabiendo qué país recibirá en caso de ganar, se negará a percibir los recursos tributarios que le “harán caja”. Y la provincia que acomode las irregularidades que plantea el Pacto, será bien considerada por la Rosada.
Diríamos, se configura de a poco, un “toma y daca” institucional. Por eso el doble estándar; por eso las buenas migas; por eso comenzó el aggiornamiento.

Fuente: Editorial Agencia UNO Viedma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s