Trabajo y existencia

Sin trabajo, no hay solución digna para nuestros pobres ni desarrollo cierto de nuestra Patria Grande. Todo lo demás es por añadidura. Educación, salud, vivienda, son meras consecuencias (no causas) de cómo cada quien se gana la vida.
Por Martín Ayerbe*
Para los humildes de nuestro Pueblo lo primero es la fuente de trabajo, recién después lo demás. La educación necesaria es aquella que permite mejorar como persona (y trabajar dignamente). La casita deseada será amplia (y cercana al trabajo). Sin salud no se puede vivir (y tampoco, ni siquiera, trabajar). Así es el mundo del pobre, de la negrada. Su mundo real.
Sin trabajo por delante, no sabe cómo (para qué) educarse, una casita de material es un lujo asiático y su salud se vuelve precaria. Y esos malos amigos: andar al pedo, dormir poco, joder mucho, comer mal y salteado, chupar, la merca, el delito, se acercan (acosan) a su vulnerable, marginal existencia. Todo compromiso se le vuelve una carga insoportable… en especial los embarazos no deseados. Porque potencian al máximo su angustia de vivir, multiplican la injusticia que le tocó en suerte: lo vuelven aún más débil, más precario, más indefenso.
Por eso, toda política imperial exige su ejército de reserva (los desocupados). Sin él, las policías bravas se volverían inviables para el resto de la sociedad: En una Comunidad Organizada los ladrones no existen… y la policía tampoco… en la ecuación costo-beneficio de un trabajador, los saqueos son pésimos como vía de acceso al plasma. ¿Para qué arriesgarlo todo, si ahorrando se lo puede comprar?. Pero en el margen de la sociedad capitalista, la ocasión hace al ladrón. Le dice: sino es ahora, robando… ¿cuándo y cómo?…
Por eso, el pleno empleo tiene una dimensión ética que el sistema jamás admitirá. Porque la igualación del Pueblo, el emparejamiento de oportunidades, la dignidad de la existencia humana, son funcionales a la liberación y antagónicas al imperialismo. Así lo enseñan en las facultades de economía sus infames catedráticos: para el sistema capitalista, un 5% de desocupados es… pleno empleo. Está todo dicho: a confesión de parte, relevo de pruebas. Pero eso es así por ahora, circunstancialmente y dentro del capitalismo.
La injusticia no durará por siempre. Para SOCIAL 21 el pleno empleo es desocupación cero. Porque el trabajo es uno de sus mínimos derechos. Nadie que lo necesite estará sin trabajar. Recíprocamente, cada quien deberá producir por lo menos lo que consume. Porque el trabajo es también, al mismo tiempo, una de sus mayores obligaciones. Y tanto derechos como obligaciones reconocen una sola clase de personas: las que trabajan. Prohibido juntar sebo, vivir de rentas.
La Propiedad Social de los Medios de Producción a través de las Empresas del Estado, la Economía de Equivalencias como alternativa a la capitalista, y la Democracia Participativa como superación de la representativa, son instrumentos políticos del Pueblo para la liberación de Argentina y la Patria Grande. Los mercados libres no existen. Son una utopía del sistema capitalista. Los regulan las Empresas Estatales en beneficio del Pueblo, o los regula el capital multinacional a favor de sus (enormes, espúreas, indebidas, injustas) ganancias… A la vista está lo que hizo el capital privado en Ferrocarriles, YPF, Entel, Segba, Aerolíneas, ELMA.
Hace más de 30 años que venimos votando presidentes, gobernadores, intendentes, diputados, senadores, concejales… pero el poncho no aparece. Es hora de profundizar la democracia más allá de la elección de representantes y dar participación directa al Pueblo, organizándolo en nuevas formas instituciones tales como Informes Públicos de Gestión, Asambleas, Referendums, Consultas, Plebiscitos, Revocatoria de Cargos, etc.
Pero aun así, el verdadero emancipador seguirá siendo el trabajo genuino, el pleno empleo. Empresas del Estado, Economía de Equivalencias y Democracia Participativa son herramientas, no el objetivo.
Una fábrica fuerte no tarda mucho en rodearse de viviendas y crear un pueblo. Una industria en desarrollo promueve rápidamente la educación de los trabajadores que recluta. Una tarea constante exige atender, en el corto plazo, la salud y la vivienda de quienes la realizan. Ese es el benéfico poder del trabajo. La única forma en que los humildes de nuestro Pueblo logran tener un plan de vida, organizar su familia, ganarse el pan con dignidad.
Aunque los negros conurbargentos de Rosario, Córdoba, Mendoza, Tucumán, Paraná, Corrientes, Buenos Aires no conozcan a Heidegger, Sartre, Fanon, Camus, Borges, Cortazar, Gelman, Oesterheld… son existencialistas. Cuando se le pregunta a un rico qué es, tal vez le parezca una pregunta absurda, de respuesta obvia, y a su vez conteste con otra: ¿Cómo que qué soy?… Una persona, un ser humano… ¿Qué otra cosa podría ser?

Pero, si se le pregunta a un pobre, la respuesta será: costurera, pintor, ama de casa, electricista, maestra, albañil, cocinera, chofer, enfermera, soldador, moza, carpintero, sirvienta… porque el trabajo es su identidad, aquello que lo define, lo que le permite ser alguien ante los demás… Laburar, para nosotros, es fundamental. Porque en pocos casos como en el de los humildes, aquello que somos depende de aquello que hagamos.

La forma que tenemos de ganarnos el pan es nuestro vínculo primero y principal con el mundo. Sin él, sin un trabajo, somos nadie. Así de cruel es la desocupación para nosotros. Porque nuestro laburo es una necesidad. Solo los ricos pueden verlo como una opción. El pobre sabe que lo que consiga lo tiene que aceptar. Tal vez algún día encuentre algo mejor, pero hoy, ahora, labura de lo que hay. Agacha la cabeza y labura. Noche y día, como un buey. Y muchas veces (que es como decir siempre) ese algo mejor nunca aparece: hoy, ahora, es toda la vida.
Contra esas existencias de mierda, tan obligatorias como una condena, se yergue el pleno empleo. Muy otra es la mirada cuando el esclavo endereza su espalda y mira al poder directo a los ojos. Muy otra la mirada del esclavo… y la del poder también. Todo cambia. Ya nada es como era antes. Así pasó en la Argentina ’73-’76…

* Candidato a Presidente de la Nación por Social 21, La Tendencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s