Macumbas en la Rosada

Días atrás se abordó el tema de las subas de la “tasa estadística” por importación, arancel que grava los trámites y papeleo del sector importador y que había tenido una suba por decreto del 500%. Desde el Ministerio de Hacienda ya habían advertido incluso que no tenía fines proteccionistas sino recaudatorios. Ayer anunciaron el retroceso en algunos puntos de la medida.
Redacción
Según la campana que se escuche, dicha retracción es justa o insuficiente. Sólo fueron exceptuados del arancel (a tasa 0%), los bienes de capital destinados a Vaca Muerta y a las cadenas productivas altamente extranjerizadas como ser: el complejo oleaginoso (particularmente la soja); la agroindustria (trigo y maíz), las automotrices, los laboratorios, y los insumos químicos y plásticos.
El argumento principal desde el oficialismo, es el de corregir la tasa para no deteriorar a los sectores que realizan importaciones “temporarias”; es decir, que luego de un proceso de agregación de valor, se generan bienes exportables.
Por eso el detalle de los beneficiados, que – ¿mera casualidad? – son los sectores con mayor extrajerización en el país. Las automotrices por ejemplo ensamblan con un 70% de componentes foráneos.
Para los que no se modificó el régimen de la tasa, la cosa sigue como entonces; y los rubros son: importaciones para consumo final interno (alimentos, indumentaria, artículos de tocador, limpieza, etc.); insumos básicos aplicados a la industria local; herramientas, bienes de capital y la mercadería ya embarcada y en tránsito hacia los puertos argentinos. Más acá o más allá de los índices, lo único que lograría la medida es el traslado a precios de éste incremento al mercado interno; y su correspondiente impacto en bienes sustitutos y complementarios. Es decir, sólo se agrava la situación para la población.
Lo que dejaron trascender desde el gobierno, es que se intenta desalentar la importación de bienes durables (electrodomésticos por ejemplo), artículos textiles, calzados, insumos de ferretería, etc.. El objetivo aparente es comenzar un lento proceso de sustitución de ese tipo de importaciones.
Horizonte que está condenado al fracaso a causa de la depresión absoluta que está sufriendo la pequeña industria y el volumen del mercado interno. El crédito es inaccesible a causa de las altísimas tasas de referencia y la desregulación del sistema financiero. La usura es la moneda corriente.
Mientras tanto, en la Casa Rosada, se va agrandando la macumba: la no sólo la cosecha será la que nos salve; también lo hará Vaca Muerta.

Fuentes: Boletin Oficial / Ministerio de Hacienda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s