La tarea desrreguladora de Etchevere

El Ministro de Agroindustria de la Nación, continúa con su caravana nacional de libre mercado, visitando todos los sectores vinculados a las economías regionales. En esta oportunidad, puso el ojo en la yerba mate y los productores redoblaron la apuesta.
Redacción
Días atrás productores de Misiones y Corrientes se reunieron para consensuar un duro documento de rechazo ante los anuncios oficiales de avanzar en la desregulación del precio de la yerba mate. Las distintas organizaciones que agrupan a más de 17 mil productores yerbateros de Misiones y del norte de la provincia de Corrientes se reunieron en el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) para consensuar un documento en el que se rechaza tajantemente cualquier posibilidad de avance en la desregulación del precio de ese producto.
Las intenciones de avanzar en ese sentido habían sido adelantadas por el mismo presidente Mauricio Macri y ratificadas en los últimos días por el secretario de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial del Ministerio de Agroindustria Santiago Hardie. La decisión de los productores apunta a defender sin condiciones la potestad del INYM para definir los precios de la materia prima e incluso se solicita una ampliación del alcance oficial de la entidad, para que pueda establecer precios para la yerba a salida de molino.
Un yerbatero de la zona Norte, Julio Petterson, resumió la postura: “El INYM puede tener millones de errores pero la regulación es la única forma en que nuestra economía va a subsistir y queremos que se regulen los precios a salida de molino para que termine la competencia desleal entre las industrias y la estafa al consumidor”. “Necesitamos tener una base de donde arrancar para vender el producto, tener la seguridad de que nuestros productores pueden por lo menos sobrevivir con la actividad y también de ello depende el pago a los trabajadores”, añadió el productor de la zona de Andresito. Y concluyó: “No queremos volver a la época en que vivir en una chacra equivalía a pasar hambre y no se podía ni soñar con mandar a nuestros hijos a la escuela”.
Según informó El Enfiteuta, los productores plantean en un documento consensuado que será enviado al ministro de Agroindustria Luis Etchevehere, la política de liberación de precios obedece a una intención de “los más poderosos, los industriales, que poseen miles de hectáreas, secaderos, molinos, centros de distribución”, quienes “someten a miles de pequeños productores a la ley del más fuerte, con el fin de apropiarse de las tierras y riquezas de nuestras provincias, destruyendo el fin social y redistributivo que debe tener toda actividad económica”.

La misma piedra

El documento acordado por los productores, titulado “El hombre, el único animal que tropieza con la misma piedra”, también plantea un recorrido histórico por la evolución de los precios de la yerba y recuerda la catástrofe que implicó el último intento de desregulación de su precio, impulsado por el entonces ministro de Economía Domingo Cavallo, desembocó en una profunda crisis del sector y en una larga lucha contra la medida.
La Comisión Reguladora de la Producción y Comercio de la Yerba Mate (CRYM), fundada en 1935 para buscar un equilibrio entre producción y demanda, fue eliminada a inicios de los años 90 a instancias de Cavallo a resultas de lo que “entre 1990 y 2000 la situación económica de los pequeños productores se fue deteriorando de tal manera que a fines de esa década, la situación era insostenible, lo que produjo el recordado tractorazo de 2001 y 2002”. El INYM se creó en 2002 precisamente para resolver ese conflicto, iniciativa gracias a la que los productores “por primera vez en la historia, pasaban a formar parte de la decisión de los valores de la materia prima de la yerba mate”.
Ante el excedente de materia prima, en el caso de la yerba, los diez grandes industriales molineros que representan aproximadamente el 80 % del mercado, compran ese excedente de yerba a un precio bajo y lo trasladan al precio de venta. Allí se desata una guerra de precios que derrumba toda la actividad, empujando al productor primario sus ingresos a la baja; y estando desprotegido de controles o precios sostenes.
Un precio sostén, para un productor primario de poder cubrir los costos y fijar un margen de ganancia por ley.
Para los productores, es la única alternativa que tienen de vender su hoja verde a un precio justo; y los industriales honestos de estar protegidos  de  aquellos molineros que lo único que quieren es liberar los precios para cubrir su ineficiencia y maximizar ganancias.

Posibles medidas de fuerza

Uno de los referentes entre los productores yerbateros, Ángel Ozeñuk de la localidad de San Vicente, manifestó que esta posición no tiene “vuelta atrás”: “No vamos a permitir bajo ningún aspecto que se liberen los precios. Por eso pedimos también a todos los productores que se sumen a la lucha, porque hace dos semanas hicimos una reunión para defender nuestro producto y nos salen con esto ahora”. Ozeñuk también confirmó que los productores le pedirán al ministro Etchevehere que viaje personalmente a Misiones para informarse de la situación: “Queremos que venga él, porque la yerba se hace aquí y los costos para que nos movilicemos son muy altos”. “Solicitamos que en un lapso de quince días venga”, insistió.
Por último, Ozeñuk planteó una perspectiva de duras medidas de lucha en la provincia, corte total de rutas y hasta un tractorazo en Buenos Aires si el Gobierno nacional pretende avanzar en la medida: “Si esto avanza vamos a tomar medidas drásticas en toda la provincia. Nos estamos reuniendo para armar un paro provincial yerbatero, se impedirá el traslado de yerba. Este Gobierno nacional viene por todo, no le importa las consecuencias. Quieren desregular el precio para que baje, como cuando estaba Ramón Puerta que terminó con la CRYM. Quieren que el negocio se concentre en pocos actores”.
Petterson, denunció la falta de voluntad política para resolver el conflicto y la situación general de los productores yerbateros: “La primera salida rápida voluntad es por la vía política y compromiso del Estado. No puede ser que pasaron 17 años y todavía no se terminó con el censo yerbatero. Tampoco se pone en marcha el centro de transacciones para que la entrega del producto sea bancarizada y el productor no tenga que estar negociando el precio con el molinero, que va a buscar siempre pagar el menor precio posible”. El referente también denunció que el año pasado se perdió el 40% de la producción porque los precios no se cumplieron y que este año la situación económica es aún más grave.
Por último, recordó que en una reciente visita del presidente Macri a Puerto Iguazú intentaron llegar a él para plantearle la situación pero les fue imposible por la seguridad oficial: “Queríamos hablar con él y plantearle nuestra situación y no pudimos. Esto es porque no hay voluntad para escucharle al productor que está siendo estafado. Como misioneros no vamos a aceptar la desregulación del precio de la yerba mate, al menos con el INYM, el productor tiene una referencia que son esos 7 pesos, aunque no se cumplan”.

Fuentes: EL Enfiteuta, El Territorio / Misiones Opina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s