Asia, la nueva cara del TPP

Liderada por China y secundada por Japón, avanza hacia la consolidación como primera región en materia económica. Asimismo, la salida de la Asociación Trans-Pacífico por parte de Estados Unidos deja libre el camino para China.
Redacción.
La ratificación de Canadá de sumarse a los miembros restantes de la antigua Asociación Trans-Pacífico (Australia, Brunei, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam) en un acuerdo comercial revisado, sin EEUU, denominado Acuerdo Global y Progresivo para la Asociación Transpacífica (CPTPP, por sus siglas en inglés), termina por consolidar un nuevo bloque de libre comercio con un mercado de casi 500 millones de personas y un PBI anual combinado de u$s 13,5 billones.
Aunque el CPTPP, en estas circunstancias, es una clara apuesta de Japón, contribuye de manera indirecta a consolidar el liderazgo global de China en la promoción del libre comercio. La perspectiva de un orden global abierto y basado en reglas de multilateralismo han sido de enorme provecho para la región de Asia-Pacífico, la más beneficiada por ese orden, en las últimas décadas.
La retirada de Trump del TPP, su ataque al multilateralismo y sus embates en favor de un proteccionismo obsoleto, elevando las barreras al comercio, planteando la imposición de renegociar el TLCAN y su TLC con Corea del Sur, etc. han sido suficientes motivos para consolidar este nuevo bloque, al que han expresado interés en sumarse Corea del Sur, Indonesia y Filipinas.
La corriente a favor del libre comercio que lidera China bajo el mandato del presidente Xi, no se expresa solo en el CPTPP. Japón acaba de concluir un pacto general con la UE y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) avance en la creación del área de libre comercio más grande del mundo, que incluya a sus socios más China, India, Corea y Japón (ASEAN +4).
Para Xi, “la globalización es una tendencia histórica irreversible” (y por ello) “tenemos que apoyar el sistema multilateral de comercio y practicar un regionalismo abierto, para permitir que los países en desarrollo se beneficien del comercio y de las inversiones internacionales”.
Redoblando la apuesta, China abre su sector financiero a la inversión extranjera, adoptando un plan para relajar y eliminar, en los próximos cinco años, los límites al capital foráneo en bancos, aseguradoras y compañías locales de gestión de fondos, de futuros y de valores.
China aprovecha el retroceso histórico que representa la nueva Administración de Washington en política y comercio internacional, para fortalecer sus alianzas, sustituyendo a Washington como socio comercial y perfilarse, en palabras del líder chino, como “una nueva opción para otros países”, que reclaman el mejoramiento pero también la continuidad del proceso globalizador, de extraordinarias consecuencias en materia de riqueza global y combate a la pobreza.
Para esos millones de asiáticos, los aspectos negativos asociados con la apertura de mercados, exaltados en los países ricos, se ven relativamente insignificantes. Hace medio siglo atrás, Asia Pacífico representaba el 12% de la economía mundial. Hoy supera el 40%. Mientras eso suceda, Asia –liderada por China- seguirá levantando la bandera del libre comercio global.

Fuente: Resumen Latinoamericano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s