El lunes continuará el bochorno

Cambiemos asegura haber conseguido quorum para la reforma jubilatoria. Tras la reunión con los gobernadores propios y aliados, resolvieron no modificar el texto. Proponen también un bono compensatorio para marzo.
Redacción
El gobierno logró consiguió el acuerdo con los gobernadores durante la tarde de ayer, y anunció que el proyecto de reforma previsional será tratado nuevamente el próximo lunes a partir de las 18 hs. La reunión convocada por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; su par de Hacienda, Nicolás Dujovne; y el secretario de Coordinación Interministerial, Mario Quintana, tuvo lugar el el despacho del presidente de la Cámara de Diputados, Emilió Monzó, y contó con la presencia de los siguientes gobernadores oficialistas: Gerardo Morales (Jujuy), Alfredo Cornejo (Mendoza), María Eugenia Vidal (Buenos Aires) y Horacio Rodríguez Larreta (Ciudad de Buenos Aires), sumados a Omar Gutiérrez (Neuquén), Juan Manuel Urtubey (Salta), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Domingo Peppo (Chaco) y Rosana Bertone (Tierra del Fuego).
Los mandatarios garantizaron al Ejecutivo nacional que aportarán el quorum necesario. Según el premier entrerriano, el acuerdo giró en torno a la implementación de un bono o “asignación específica”, para “compensar” la diferencia que arrojará el cálculo que estipula el proyecto de reforma. Dicha compensación se instrumentaría a partir de un decreto; por lo que el texto de la ley no sería modificado.
El bono será otorgado por única vez, a los jubilados que perciban remuneraciones menores a los 10 mil pesos y a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo. La suma compensatoria rondaría los $ 750, y alcanzaría a 12 millones de personas entre jubilados, pensionados y quienes perciben la AUH.
De concretarse esta iniciativa, en algún punto, el gobierno lograría por otros caminos, la situación con la que se presentó el “amague” del DNU presidencial en la noche del jueves.

El eje de la reforma

El núcleo del proyecto gubernamental, es el cambio en la fórmula de actualización de las jubilaciones, pensiones y asignaciones por hijo. Propone una combinación de un 70% del indice de inflación y un 30% de variación de salarios. La actualización se haría cada tres meses, en lugar de seis, como hasta ahora.
De prosperar, los haberes jubilatorios caerían un 9% respecto del monto que cobrarían de no modificarse el régimen.
El proyecto, también impulsa el pago del 82% móvil del Salario Mínimo Vital y móvil a los jubilados con 30 años de aportes; y la jubilación optativa a los 70 años.

2001

La diputada rionegrina Lorena Matzen tuvo razón. El bochorno institucional y la excusa de la violencia para justificar la escalada represiva oficial, pone nuevamente al país en un clima similar a del primer semestre de 2001.
Si bien, ni el oficialismo se salvan del mamarracho, las figuras de cambiemos y sus aliados, se encargaron de apagar el fuego con nafta. El presidente del bloque del PRO en la Cámara de Diputados, Nicolás Massot, se encargó de aclarar ante quién lo quisiera escuchar, que no descartan ninguna opción de cara a lograr la imposición del proyecto de ley.
El gobernador rionegrino, Alberto Weretilneck, responsabilizó a la oposición de generar la violencia; e instó a apoyar el proyecto, dado que traerá soluciones a “mediano plazo”. Lo que el mandatario no puede decir, es que tuvo que someterse a las condiciones del Ejcutivo Nacional para poder garantizar el funcionamiento de las cuentas corrientes del Estado Provincial. Es simple; Juntos por Río Negro – sello provincial del gobernador – no posee ningún legislador en el recinto que sume al quorum y levante la mano.
Quién aportó el batacazo fue el Diputado nacional, también rionegrino, Sergio Wisky: afirmó que al principio los jubilados “ganarán menos”, “pero según la fórmula a fin de año iban a tener un recupero del 5% sobre la inflación”. Lo que el Diputado no aclara, es que el piso nominal en pesos que plantea la iniciativa, desde julio a diciembre solamente, arranca con un porcentaje en contra del 9 %.
De cumplirse las metas inflacionarias establecidas por el Banco Central (14% promediando las estimaciones), los haberes jubilatorios estarían retrazados para diciembre de 2018, en 4% por debajo de la inflación.
Si dicha variable se disparara, el escenario para los jubilados sería catastrófico.

Fuentes: Telam / Ámbito Financiero / Prensa Diputados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s