Las carnes y las castas

Se viene la desrregulación del mercado de carnes. Para 2019, se planea que la venta al menudeo en mostradores y carnicerías, tendrá el precio equivalente al que cobran los exportadores argentinos por la cuota Hilton.
Redacción
La dirección del viento en materia económica no deja nada atrás en Argentina. La ola de desrregulaciones de cara a lograr paralelamente “mejores perfiles exportadores” y concentración de mercados, pretende alcanzar definitivamente a la carne vacuna.
Tras un arduo siglo XX donde se debatieron decenas de proyectos que apuntaron a cambiar las relaciones y dinámicas de comercialización de las carnes, en gobierno nacional encabeza ahora un nuevo intento de cara a “inyectar” eficiencia y “modernizar” el mercado. El ojo está puesto en la distribución y en la llegada del producto al mostrador por una parte; y en el control de la evasión y en la imposición de una nueva calificación y clasificación de los cortes.
La tipificación estaría basada en mediciones de cantidad, color, y calidad de carnes y grasas; y no en si el corte proviene de novillo, ternera o vaquillona; feed-lot o cría tradicional en pasturas. El nuevo sistema, según se calcula, podría comenzar a implementarse en 2018 o 2019.
La subsecretaria de Control Comercial Agropecuario informó recientemente que “el objetivo es lograr una baja en los precios al mostrador al impulsar que las carnicerías compren la mercadería en base a la demanda de los consumidores, dependiendo del barrio”.
Sin embargo, ese argumento está cargado de relatividad. En principio la división de la res en tres cortes encarecería el precio en el mostrador al ser trasladado por el carnicero. El Gobierno, en cambio, plantea que ese mecanismo “desterrará” la informalidad en el sector.
Por otra parte, existe un sesgo en la propuesta que se sustenta en la demanda de la población. El formato de venta de carne “por corte”, posibilitaria que se cubra eficientemente las “preferencias” de cada sector de la población. Hipótesis que parte del hecho que los barrios con menor poder adquisitvo no prefieren -por ejemplo- el lomo, el bife de chorizo, o el cuadril.
Ocurre sin embargo, que dichos cortes son los más caros. Por lo tanto es fácil deducir que dichos cortes no sean demandados por los sectores de bajos ingresos a causa de su precio.

Cortes vacunos - Clarín

Si se presta atención al gráfico, vera que los cortes de mayor precio al público, provienen del cuarto trasero del animal. Casualmente, dichos cortes componen el mayor valor de la Cuota Hilton. Argentina posee actualmente una cuota de 30.000 toneladas anuales a un valor de U$S 15.500 la tonelada; o mejor divisas para los principales exportadores por un monto anual de 465 millones de dólares. Algo así como $ 280 el kilo promedio de carne.

Los argumentos empresariales para la instauración del sistema

Está claro que la gestión de Cambiemos basa su política en la desrregulación de cada sector donde interviene. Más aún, si no controla el nudo de la actividad empresarial, genera políticas que apunten a consolidar su posición.
Días pasados, en medios especializados se publicaron varios análisis respecto de las nuevas medidas a tomar por el Ejecutivo respecto del mercado de carnes. Las mismas, estarían directamente enfocadas al sector exportador; y a que el mercado interno se aggiorne al externo.

Evolución del stock bovino en millones de cabezas – Fuente IPCVA

Stock bovino Evolución - IPCVA

Así, los argumentos esgrimidos por especialistas del sector y que casualmente representan la voz de los principales exportadores, giraban en torno ala posibilidad del país de incorporar una “visión más abierta e integrada a la tradición” que entienda el valor de la exportación y los nuevos destinos que podrían tener nuestros productos.
De esta manera, se argumenta la valorización del feed-lot como tecnología que modificó en las últimas dos décadas el engorde de animal e instauró un sistema casi industrial de producción. Al mismo tiempo, se intenta poner el ojo en la calidad de pasturas, tierra, y sustentabilidad de la cadena; y generar valor agregado a partir de esos atributos.
El tercer arumento, es la reivindicación de la calidad del rodeo argentino, gracias a su calidad genética y niveles de productividad. En cuarto puesto, está la toma de precios a partir de la referencia del mercado internacional. Política que posibilitaría, sostenibilidad, sustentabilidad y volúmenes significativos de oferta.
Finalmente, se proponen construir una visón sistémica de la cadena de valor de la carne vacuna (criadores, invernadores, feedloteros, frigorícos, carniceros, supermercados), e impulsar medidas para equilibrar los costos.

Volúmenes de faena en cantidad de cabezas – Fuente IPCVA

Faena bovina en cantidad de cabezas - IPCVA

El concentrado sector exportador

Según el portal digital “Edición Rural”, apenas cinco grupos empresarios concentran el 60% de las exportaciones argentinas de cortes frescos bovinos. Se trata de las familias locales Riusech, Borrell y Braun, junto con la brasileña JBS y la china Compañía Central Pampeana. El 72,5% de los embarques de carne bovina argentina está en manos de frigoríficos argentinos. Quince de los veinte principales exportadores son de origen local, mientras otros tres son brasileños y los restantes dos chinos.

Exportaciones carne - IPCVA

(Nota: la notación “7M”, corresponde al periodo enero a julio. Meses en los cuales se efectúa la comparación – Fuente IPCVA)

En los primeros ocho meses de 2017 se declararon ante el Ministerio de Agroindustria ventas externas de 224.654 toneladas de cortes bovinos frescos (congelados y enfriados, incluyendo Hilton), de los cuales 44.895 corresponden al Frigorífico Gorina (gestionado por la familia Riusech), 24.638 al brasileño JBS Argentina y 21.160 al argentino Arre Beef (familia Borrell). Los siguen la Compañía Bernal (integrada por asociaciones entre los tres anteriores) y la firma Compañía Central Pampeana, una asosiación chino-argentina integrada por Bao Liu y los argentinos Juan Manuel Budano Roig y el ex diplomático argentino Mario Quinteros.

Exportaciones carne en dólares - IPCVA

(Nota: la notación “7M”, corresponde al periodo enero a julio. Meses en los cuales se efectúa la comparación – Fuente IPCVA)

En orden de importancia, la tabla se continúa con: Friar (grupo argentino Vicentín), la familia Braun (controlante de los frigoríficos Importadora y Exportadora de la Patagonia y Pampa Natural), Marfrig Argentina (Brasil), Azul Natural Beef (emprendimiento inaugurado este año que es gestionado por Alejandro Duhau y Tomás Zymnis) y Viande (Omar Solassi).
Cierran la nómina de principales exportadores, la empresa capitales chinos Black Bamboo Enterprises, filial argentina del grupo HFAG, que el año pasado adquirió a la brasileña Marfrig las plantas frigoríficas de Hughes (Santa Fe), Vivoratá, (Buenos Aires) y Estancias del Sur (Córdoba). Finalmente, están Frigorífico Rioplatense (familia Constantini), Quickfood (empresa controlada por la corporación brasileña BRF), COTO (del supermercadista argentino Alfredo Coto), Rafaela Alimentos, Logros S.A. (familia Grimaldi), Malefu Agropecuaria (Grupo Urien Loza), Carne Hereford y Frimsa S.A.

Se viene la desrregulación del mercado de carnes. Para 2019, se planea que la venta al menudeo en mostradores y carnicerías, tendrá el precio equivalente al que cobran los exportadores argentinos por la cuota Hilton. Y por último, según el barrio en el que usted viva, serán los cortes que usted podrá consumir.

Fuente: IPCVA / AFIP / Ministerio de Agroindustria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s