Ponele la tapa

Alberto Weretilneck, anunció que la provincia rechazará la instalación de la central nuclear. Asimismo, se especula con la separación de la imagen del Presidente Macri luego del magro resultado en las PASO. Trascartón, Diputados Nacionales del oficialismo importador hicieron declaraciones de fuerte contenido nacional, popular e industrialista. Alguien dejó prendida la batidora en la Provincia de Río Negro y se olvidó de taparla.
Del Editor.
El Gobernador de la Provincia de Río Negro, Alberto Weretilneck, estaría a breves instantes de comunicar al gobierno nacional la negativa ala instalación de la quinta central nuclear en el territorio rionegrino, más precisamente en la localidad de Sierra Grande, sobre las costas del océano Atlántico.
Las especulaciones sobre los motivos de tan radical cambio de postura, habría sido la pobre performance obtenida por el partido de gobierno Juntos por Río Negro en las elecciones primarias del pasado 13 de agosto. La fuerza obtuvo el tercer puesto con apenas el 17% de los votos, luego de haber ganado las elecciones de octubre de 2015 con el 52 por ciento.
Según declaraciones del vicegobernador Pedro Pesatti a la prensa, la posible instalación de la planta nuclear tuvo “un impacto muy fuerte en la sociedad y eso se notó en diferentes zonas de Río Negro a la hora de votar”. No se explayó el funcionario en otros factores que llevaron a que casi 200 mil rionegrinos le dieran la espalda en las urnas respecto de la elección anterior.
Ahora, la principal preocupación del gobierno provincial, parece ser el estado de las relaciones con el gobierno nacional luego de este supuesto rechazo. El anuncio de la central nuclear se había realizado en el marco de la visita a China de la comitiva encabezada por Mauricio Macri. Sin embargo, el romance de noventa días con Cambiemos, camina a terminar de la peor manera.
El problema volverá a ser el de siempre para Río Negro: aguantar la soga que aprieta el cuello cuando las relaciones con el ejecutivo nacional no son de las mejores. No es un chiste: el 60 por ciento de los fondos del Estado provincial provienen de los fondos de la coparticipación federal. Es decir, los sueldos de los empleados estatales son pagados con esos fondos.
La excusa post electoral de Weretilneck intenta reforzar el ideal de federalismo que postula en mandatario. Sin embargo, el rechazo de la quinta central nuclear, que implicaría el desarrollo y transformación de una región en sólo seis años; sumándose a otras ventajas totalmente desaprovechadas que posee la provincia en materia productiva; y los complacientes condicionamientos que sufre el Gobernador de parte de Expofrut y las multinacionales de hidrocarburos y logística que operan en la provincia, dan por tierra cualquier noción de autodeterminación federal en la gestión.
Para postre, el Diputado Nacional por la provincia y por Cambiemos, Sergio Wisky, con un ferviente lapsus que abona las más fervientes posturas industrialistas, nacionales y populares declaró hoy a Clarín lo siguiente: “Lo que está haciendo el gobernador es vergonzoso, grotesco, un fiasco. Está desmereciendo 70 años de conocimiento en temas nucleares, 20 años de inversiones concretas, décadas de estudios en el instituto Balseiro gracias a los cuales salen 15 ingenieros nucleares por año. Un gobernador responsable no puede decidir sobre temas tan importantes porque le faltan 5 votos. Si se trata de una posición ambientalista o de tratar de coincidir con una parte de la población debería olvidarse de la inversión petrolera también. Este no es el tema de un municipio, es un problema de Estado. La Argentina tiene necesidad de energía y gracias a sus proyectos nucleares se sienta hoy en una mesa chica de potencias. Lo que hace Weretilneck es incoherente y hoy la coherencia cotiza. No le va a ir mejor en octubre por rechazar la planta. Su caída en los votos es por su administración y no por la planta nuclear. Es durísima su decisión y acá lo único que queda es esperar a octubre y que el panorama se aclare y lleguen otros actores a la política de la provincia”.
Alguien dejó prendida la batidora en la Provincia de Río Negro. Mientras esto ocurre, casi 260.000 personas tendrán dificultades para poner comida en la mesa durante la cena, a pesar que habitan el suelo predestinado para alimentar el país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s