Los chinos no piden permiso

El 35 por ciento de la energía a nivel global se genera a partir de los combustibles fósiles – gas y petróleo -. Atentos al precio internacional del barril y de las reservas disponibles en el planeta, se vaticina que por los próximos cincuenta o sesenta años, los hidrocarburos seguirán reinando en el plano energético global. Ahora, ¿y después qué?
Redacción
La posible instalación de una planta de energía nuclear en algún punto de la costa atlántica de la Provincia de Río Negro ha instalado un enconado debate entre dos posturas: la oficial, encabezada por el propio gobernador Weretilneck, quién ve en la central una posibilidad de dinamizar el mercado de trabajo en la región, a la vez que ampliaría las posibilidades de “llamar” la atención del establishment energético en el país para que se promueva la continuidad de las inversiones en la región. La otra postura, contraria por cierto y movilizada por la Asamblea “No a la planta nuclear en la Patagonia”, insiste en el rechazo a la instalación de la planta, denunciando el ataque mortal al mediombiente, el riesgo potencial que implica una central nuclear, y la calidad de “negociado” con los capitales chinos.EN inforgrafía - La Jornada
El debate por el momento no ha trascendido de esas posturas. Por lo pronto, existen hechos y realidades a medio camino que no son fáciles de descartar.
El 35 por ciento de la energía a nivel global se genera a partir de los combustibles fósiles – gas y petróleo -. Atentos al precio internacional del barril de petróleo y de las reservas disponibles en el planeta, se vaticina que por los próximos cincuenta o sesenta años, los hidrocarburos seguirán reinando en el plano energético global.
Afirmación que puede certificarse con los dichos del propio Nicolás Maduro, presidente de la República Bolivariana de Venezuela, dueña a la vez del mayor nivel de reservas en el mundo. Maduro, aseveró días pasados que el petróleo será la mayor fuente de energía al menos por los próximos cincuenta años, y que por eso Venezuela está siendo hostigada constantemente por los países centrales y las multinacionales del sector. Venezuela, por su parte, propone abastecer a América Latina a precio diferenciado con el objeto del desarrollo conjunto y potenciado.
Hechos que nos permiten afirmar que mientras el combustible fósil siga siendo relativamente barato, podría utilizarse para consolidar los desarrollos sustentables de países y regiones del continente, y a la vez, sacar de la pobreza a amplios colectivos de personas en cada país y facilitarles su vida cotidiana.
De cara a un mundo donde se estima que para 2070 sea habitado por diez mil millones de personas, estas inquietudes y debates no son menores.
Sin embargo, los antecedentes de accidentes nucleares como Three Mile Island, Chernóbil o Fukushima inquietan a las poblaciones. Poco se dice al mismo tiempo, que como consecuencia de casi ciento cincuenta años de predominio de los combustibles fósiles, casi 3 millones de personas mueren al año.
Mientras tanto, las energías eólica, solar y mareomotríz continúan siendo tecnologías marginales y con potencialidad de uso domiciliario. El uso del carbón mineral sigue siendo una de las fuentes dominantes de energía a nivel global, y es la que ostenta el más rápido crecimiento.
Lo que crece también es la demanda global de energía: según la Agencia Internacional de Energía, en la actualidad estamos sumando por año al planeta un consumo de energía equivalente al de todo Brasil. Agregan también que en esta etapa de desarrollo humano se dispone de opciones muy limitadas en términos de encontrar algo que reemplace al carbón, el gas y el petróleo.

Pobreza energética y matriz energética

La gestión de Aranguren al frente del Ministerio de Energía y Minería de la Nación ha consolidado la pobreza energética de la población argentina. La paradoja es la gran variedad de recursos y posibilidades con las que cuenta el país para ser autónomo en ese área y con cobertura absoluta.
Para analizar la cuestión, podemos tomar el parámetro de la Unión Europea, que sostiene que “un hogar sufre de Pobreza Energética si para mantener satisfactoriamente una temperatura adecuada (régimen de calefacción adecuada), requiere gastar más del 10% de sus ingresos totales en energía. Si es 20% del ingreso lo requerido, entonces el hogar pasa a estar en situación de extrema pobreza”.
La privatización de los servicios de energía, la explotación sin inversión de las concesionarias, más la “oportunidad” que encuentran las empresas para aumentar la tarifas, en un contexto de un sesenta por ciento de la población ha estado dispuesto a pagar tarifas más caras por necesidad o por no descender en su nivel de confort; dejan al país en la condiciones reinantes.
Coincidimos con los que plantea OETEC, “la demanda energética de una nación está íntimamente ligada al nivel de industrialización, el desarrollo de su economía y la calidad de vida de su población. Ninguna Nación que aspira a modernizar su economía -y en ella su aparato productivo, industrial y científico-tecnológico con manufacturas y exportaciones de alto valor agregado, a la vez que mejorando la calidad de vida de la población en su conjunto- puede tomar las políticas energéticas que el macrismo viene tomando desde diciembre de 2015.
La foto de la matriz energética argentina tampoco nos trae alivio. La totalidad de energía que utiliza el país, y la incidencia relativa de las fuentes de las que procede cada tipo de energía, nos indica que el petróleo y el gas alcanzan casi el 90% del total de la oferta energética del país. Les siguen muy lejos la energía hidráulica con un 4%; y la nuclear en proporción mucho menor aún.
El predominio lo tiene el gas, que por si solo nuclea al 54 % de la matriz total; y en un 66% solamente en cuanto a la generación de electricidad.
En cuanto al consumo petrolero, el 56 %se lo lleva el transporte de cargas por camión, contra un 6% que se utiliza para vehículos particulares y un 14% para el transporte de pasajeros. Lo alarmante de estos datos, es que el ferrocarril utiliza sólo el 2 por ciento del petróleo que se consume en Argentina.

Estos datos nos invitan a reflexionar en dos direcciones. Por un lado la necesidad imperiosa de destinar en forma diferente los recursos con los que se cuenta en la actualidad. Entregar el petróleo al flete de mercancías, es la forma mas sencilla de no abaratar el costo de la energía y los precios logísticos.
Por otro, continuar con la política de abastecimiento con eje en el combustible fósil, atentos a la concentración de quienes poseen el recurso, y el nivel de contaminación que traen de la mano las nuevas técnicas extractivas (fracking por ejemplo), no pintan un panorama muy diferente a los peligros de la energía nuclear.

Si la planta nuclear en Río Negro se va a instalar por la cantidad de fuentes de trabajo que traerá consigo, como parece argumentar el gobierno provincial, es hora que el análisis de las políticas a emprender sea más profundo y la planificación de gestión más rigurosa. Da la sensación que si un vez de la planta nuclear, estuviéramos hablando de una cárcel o una fábrica de calzado, la cuestión es la misma: lo primordial, para el gobernador, parece ser combatir el desempleo (o aparentar que lo hace).
Si la discusión pasa por el plano medioambiental, el eje estaría en conocer cómo a partir de energías alternativas con insignificante desarrollo en el país, se llega hasta una situación de autonomía, desarrollo y equidad sustentable en materia de energía. Pareciera sino, que la imagen de la energía nuclear es la que nos dejan Los Simpsons, Springfield y el Señor Burns.
No seamos Homeros, que la donna no nos tape el almacén. A los chinos no les importa ni la ecología, ni nuestra matriz energética, ni los puestos de trabajo. Les importa los negocios y la ocupación de territorio.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s