Cambiemos y la teoría del “empleo excedente”

Durante la jornada de hoy, se publicaron los detalles del Plan Productivo Nacional que diseñaran los equipos de las multinacionales para el gobierno de la Alianza PRO – UCR. Se trata del complemento del “Plan Nacional de Modernización Laboral” que impulsan los Ministerios de Modernización y de Trabajo.
Redacción
El Centro de Economía Política Argentina (CEPA) dio a conocer en el día de la fecha, un informe que detalla el denominado Plan Productivo Nacional, diseñado por el Ministerio de la Producción de la Nación a cargo de Francisco Cabrera. En él, se detallan una serie de diagnósticos e interpretaciones sobre la situación industrial en Argentina; al tiempo que se trazan objetivos a cumplir por el gobierno de la alianza PRO – UCR en el periodo 2015 y 2019.
En primer lugar el informe hace referencia al aumento del Producto Bruto Interno (PBI) en un 4 por ciento anual. El mismo INDEC publicó que la caída del PBI en 2016, fue del 2,3 %; y los gurues cercanos a Dujovne pronostican una suba de 3 puntos. Para alcanzar el promedio deseado, el país debería aumentar su producto durante 2017, 2018 y 2019 en un 6,20 %. Cifras que en actual contexto de recesión, inflación y estancamiento parece una utopía.
Un segundo objetivo es el aumento de las exportaciones en un 9 por ciento anual hasta 2019. Ese guarismo permitiría al país, alcanzar la suma de 82 mil millones de dólares al final del mandato. Sin embargo, a pesar de las sucesivas devaluaciones, el monto de ingresos en dólares por las exportaciones sólo aumento 1,67%. Es decir, de 57 mil millones de dólares ingresados en 2015, durante 2016 entraron al país por exportaciones U$S 58 mil millones. Es decir que para alcanzar el objetivo propuesto, las exportaciones tendrán que aumentar a casi un 13 por ciento cada año. El error de diagnóstico, se fundamentaría en que Industria tenía la expectativa de exportar bienes con alto valor agregado. Cosa que no sucedió a causa de la retracción o directamente el retiro de la industria. La composición de las exportaciones argentinas está determinada por los commodities; es decir, productos agrícolas con escaso valor agregado.
En tercer lugar, el objetivo de Cambiemos es la reducción de la informalidad laboral. Basados en estadísticas del Ministerio de Trabajo del año 2007; se sostiene que por entonces el nivel de informalidad alcanzaba el 40% de la población económicamente activa (PEA). Para 2015, dicho porcentaje se había reducido al 33%. Sin embargo a la fecha, el porcentaje reconocido oficialmente es de dos puntos más. Por lo tanto, el objetivo del gobierno de llevar a 30 por ciento el nivel de informalidad, implicará una reducción progresiva del 2% anual. Horizonte complicado, dado que el empleo cae semana a semana, alcanzado según estimaciones de Chasqui Federal un 0,04 % mensual (4.500 puestos de trabajo menos por mes).
Otros dos objetivos tiene que ver con la inversión. En cuanto a la local, el objetivo es llevar el índice para 2019 al 25 % del PBI. En 2015 fue del 18 por ciento; en 2016, descendió al 15 %. El PBI argentino, según el Banco Mundial es de 445 mil millones de dólares (casi 8 billones de pesos según la cotización del dólar actual). En cuanto a la Inversión Extranjera Directa, las tan ansiadas inversiones, durante 2016 apenas se superó el medio punto del PBI.
En materia de empleo, el Gobierno se propone alcanzar el número de 7.500.000 registrados en el ámbito privado para 2019, sobre un base a diciembre de 2016 de 6.200.000. Suponiendo que alcance el objetivo planteado; y sumándole los 3.500.000 millones de empleados públicos en todo el país; más lo casi 5.400.000 de trabajadores no registrados que pretende el gobierno para 2019; la gestión de Macri mostrará orgullosa en diciembre de 2019 una desocupación del 9%.

La reconversión industrial

Teniendo en cuenta todos los objetivos anteriores, el “Plan Productivo Nacional” de Cabrera, establece las líneas de acción para la destrucción del “empleo excedente”.
El informe de CEPA, cita al Ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en la época que el miso se desempeñaba como periodista de La Nación a mediados de 2016: “Hay un espacio muy grande para que la economía se recupere con muy poco empleo. Porque hasta ahora lo que había era un toma y daca entre el sector privado y el gobierno anterior – el de Cristina Fernández -, en el cual el gobierno cerraba la economía, le daba rentabilidad a cada uno de los sectores, a cambio de que no despidan personal. Entonces, en el sector textil había cinco o seis jugadores que podían importar y cargar precios ridículos después en el mercado local; y a cambio de eso que no se les ocurra echar ni a uno de sus mil o dos mil empleados que tenían de más. Eso existe a lo largo de toda la economía, y ese es un problema”.

170707 Empleo excedente

Concretamente, el Plan de Cambiemos implica la destrucción del “empleo excedente” sin reubicación de esos trabajadores a otra actividad. La consigna es simple: dada la apertura general hacia los mercados internacional, sólo se apuntará a que prevalezcan aquellas actividades que puedan ser competitivas en calidad y precios con el mercado externo. Es decir, el Estado no intervendrá en materia comercial para proteger determinadas actividades y ramas de la producción con el objetivo de mantener el empleo.
Según la documentación analizada, los cuatro sectores en la mira son: el calzado, electrónica, textil y mueblería. En menor medida, también tendrían un tratamiento similar en una etapa posterior las industria automotriz, la maquinaria agrícola, los medicamentos y las autopartes.
A ellos se les aplicaría el denominado “Plan Nacional de Modernización Laboral” que incluye un paquete de políticas públicas y legislación que en varios aspectos ya se viene impulsando: la modificación de la ley de ART; trabas al litigio laboral, flexibilización de los convenios colectivos, seguros, contrataciones y estructura provisional.
Pero siendo más específicos, el informe de CEPA, hace hincapié la “reconversión productiva y apertura gradual” impulsada para el sector textil, muebles, calzado y electrónica. Asimismo, la instrumentación de políticas orientadas a las prácticas exportadoras, financiación de exportaciones e instrucciones para la gestión y seguimiento de empresas.
Todo esto significará el riesgo de un millón de empleos; de los cuales, algo más del 30% podrían llegar a ser acompañados en la reconversión. El “empleo excedente” de Dujovne alcanzaría las 650.000 puestos de trabajo.

Fuente: CEPA / Ministerio de Industria de la nación / Banco Mundial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s