Venezuela, el Caribe y el Pentágono

Venezuela posee las mayores reservas de petróleo a nivel mundial. El gobierno de ese país arrancó a las multinacionales del sector y los socios locales los beneficios de la renta petrolera. Los ricos impulsan una escala de violencia que lleva tres meses y casi 90 muertes. Estados Unidos, espera.
Redacción
Según la Oficina de Información Energética (EIA por su sigla en inglés) de los Estados Unidos, Venezuela es la nación con mayor cantidad de reservas de petróleo (alrededor de 298 mil millones de barriles). Según la OPEP, el mismo país posee la octava reserva de gas natural (5.500 millones de metros cúbicos). MUD Venezuela - Mision Verdad.jpg
No es difícil conjeturar que el conflicto interno de atraviesa Venezuela tenga como trasfondo al petróleo. La humanidad depende de los hidrocarburos para gestionar su energía, o incluso para generar o desarrollar las energías alternativas. La recuperación por parte del Estado venezolano de la renta petrolera a instancias de las acciones Hugo Chávez como forma de afianzamiento de la soberanía de ese país, no ha sido una medida que Estados Unidos o las trasnacionales de los hidrocarburos pretendan que se perpetúe.
Desde hace tres meses Venezuela está inmersa en una escalada de violencia que enfrenta a partidarios de la oposición – representados y asistidos principalmente por la denominada Mesa de Unidad Democrática (MUD) y la Iglesia Católica -, con el el gobierno de Nicolás Maduro y sus seguidores.
El despliegue opositor llama la atención por su organización, equipamiento y disciplina. Según las fuentes consultadas, grupos paramilitares armados y ligados al empresariado local y subsidiarios de la empresas multinacionales, han envuelto a las principales ciudades del país en un “terror paralizante”. Además, cuentan con el apoyo casi incondicional de los medios masivos de comunicación ligados al MUD.

Una rebelión de ricos

Durante la jornada de ayer (03/07) fue detenido Fortunato Benacerraf Saías. Según el portal digital La Tabla, Benacerraf es uno de los directivos de 100% Banco, y estaría estrechamente ligado a otros dos empresarios investigados: Arístides Moreno y Roberto Picón. El primero, fundador y gerente operativo (CEO) del conglomerado de servicios financieros Inversur; y Presidente de Domegas, empresa que distribuye el servicio domiciliario de gas en Caracas. Asimismo, integraría el directorio de Fuller, empresa dedicada ala comercialización de productos de limpieza y fumigación.
Por su parte Picón, es director y socio de la empresa Consultores e Ingenieros (Cosein); con operaciones en Venezuela, Panamá y ligada a la multinacional Microsoft.
La conducción del MUD ha intentado desligar completamente a los empresarios de los crímenes de los que estarían acusados. Sin embargo, los datos interceptado por los mecanismos de inteligencia, los ligarían con la programación de ataques cibernéticos a las redes del organismo electoral venezolano con el fin de impedir las elección de los integrantes de la Asamblea Nacional Constituyente el próximo 30 de julio. Por otra parte, según informa el portal RT, los grupos económicos que financian el MUD, habrían realizado aportes y recursos para las manifestaciones violentas, además de organizar y patrocinar campañas de captación de donantes. Según La Tabla, las tres mayores iniciativas de ppromosión de donaciones, lograron reunir en diez días, cerca de U$S 100.000, que habrían sido destinados a la compra de cascos, escudos artesanales y insumos médicos para los manifestantes.
Los hechos que se están sucediendo en Venezuela, están directamente vinculados a los intereses locales y extranjeros por la renta petrolera, y en contra de las políticas de distribución de riquezas. También se oponen a las iniciativas de los gobiernos populares para el cambio de matrices energéticas, productivas y sociales. Al cambiar esas condiciones, también cambiarán las relaciones de poder entre los sectores tradicionalmente ligados al poder económico y a la Embajada de Estados Unidos.
Crisis similares atravesaron a los países latinoamericanos en los últimos quince años. En Argentina, Bolivia y Ecuador los intentos desestabilizadores fracasaron. En Brasil, Honduras y Paraguay lograron imponerse.
Ahora le toca a Venezuela. El ataque constante que está sufriendo es por Venezuela y por el Caribe. La predominancia de posee este país en esa región y el impulso de Petrocaribe molesta a los Estados Unidos. Si lograr quebrar a Maduro, lograrán quebrar las alianzas regionales venezolanas y apropiarse nuevamente d ella renta petrolera. Asimismo, disponer para la EXXON Mobil del mercado caribeño para el gas licuado estadounidense; y marcar la cancha ante capitales chinos, rusos o europeos que puedan generarle dolores de cabeza al gobierno de Trump, o más aún: a los operadores del Pentágono.

Fuentes: La Tabla / Rebelión / US EIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s