Zona Franca de desastre

Ayer, dos diputados nacionales por la Patagonia presentaron un proyecto de establecimiento de zonas francas en los límites cordilleranos para las provincias de la región. Las zonas libres de tasas al comercio exterior, favorecen el dumping, la especulación; suma crisis al mundo del trabajo, y destruye el desarrollo nacional.
Redacción
Por iniciativa de la Diputada nacional por la Provincia de Río Negro, María Emilia Soria, y el Diputado nacional por la Provincia de Neuquén, Darío Martínez, se presentó en el Congreso Nacional un proyecto de ley que impulsa la conversión de la zona andina de las provincias patagónicas en zona franca.
Según se difundió, la inquietud partió de los comerciantes de las ciudades de Bariloche, Dina Huapi,y El Bolsón; a las que rápidamente se sumaron San Martín de los Andes, Villa la Angostura y otras localidades limítrofes de la región. El motivo es poder generar condiciones que favorezcan la competencia con la oferta chilena de bienes y servicios.
Tras conocerse datos del Observatorio Económico de la Asociación de Comercio, Industria y Producción de Neuquén, que revelan que durante 2016, tres millones de argentinos viajaron a Chile con el objeto de realizar compras de productos ofertados a un valor a un precio 60% inferior que en el mercado nacional. Dicho movimiento, generó un volumen de transacciones superior a los 800 millones de dólares; lo que significa el 40 por ciento del total de las operaciones realizadas por el turismo extranjero en el hermano país. Se estima que para fines de 2017, el flujo de argentinos hacia Chile alcanzará los 3.700.000 turistas.
Los argumentos esgrimidos por la Diputada Soria para impulsar el proyecto de Zona Franca, se apoyaron en que es “el Estado debe proveer de herramientas para proteger a los sectores más perjudicados con la recesión y el alto valor del dolar”; y que “el impacto social de la Zona Franca en la región incrementaría considerablemente la generación de puestos de trabajo en la ciudad y la región al agrupar al sector industrial de la ciudad, abriendo nuevas posibilidades de inversión con el objetivo último de promover el empleo legítimo y el crecimiento regional”.

Un no-lugar

Una Zona Franca es un territorio que pertenece al país políticamente, pero no de manera aduanera. Cuando un producto importado ingresa a esta zona, es sometido a todos los controles jurídicos que recibiría en cualquier otra Aduana del país pero no paga ningún impuesto de importación mientras permanezca allí. Si el importador quiere comerciar ese producto en el mercado interno; ahí sí deberán pagar todas las tasas correspondientes. Para el caso de las exportaciones, los impuestos se pagan cuando las mercancías entran en la zona franca, y no cuando efectivamente salen del país.
El espíritu de las zonas francas es el de fomentar la agregación de valor a los productos y su posterior exportación. Si una empresa pretende fabricar un producto para su exportación dentro de la zona – por ejemplo, indumentaria de seguridad industrial – no pagará una serie de impuestos como el IVA a los servicios, gozará de tasas subsidiadas, y podrá importar maquinaria e insumos para la producción sin pagar los derechos correspondientes.
Podrá exportar desde la zona franca los productos terminados con el valor agregado previamente, tampoco se pagan las tasas. En caso de querer comercializar dichos bienes finales en el mercado interno, allí sí se deberían abonar los impuestos como si se tratara de productos importados, más allá de que la mayoría d ellos insumos sean de origen nacional.
Es por ello que la zonas francas están apuntadas a fomentar la exportación a menor costo para favorecer las condiciones de competitividad en el mercado internacional. La legislación argentina prohíbe la comercialización de productos producidos en zona franca en el mercado interno.
Por otra parte, la principal utilización de las zonas francas en Argentina está vinculada a la importación. Las mercancías que llegan del exterior en su mayoría lo hace en contenedores, con productos que probablemente no sean comercializados inmediatamente. Sin embargo, dado que dentro de la zona franca el contenedor no paga estadías, el comerciante puede financiar la tasa de importación que debe pagar para ingresar al territorio, largando la mercadería a medida que el mercado la va requiriendo, u obtenga mejores oportunidades de precios de venta. Es decir, las zonas francas, le prestan al importador las condiciones logísticas e impositivas para la especulación y el dumping.

El boom de las Zonas Francas

Si bien la idea de generar zonas libres de impuestos a las exportaciones e importaciones data de principios del siglo XX; el formato internacional actual de las Zonas Francas surge de la idea promovida e impulsada en su país por el presidente norteamericano Franklin Roosvelt, en el contexto de la crisis del ’30 y en el marco del paquete de políticas implementadas en aquél momento conocidas como el “New Deal”. El mecanismo consistía en que los productos que se fabricaran dentro de la zona franca, si ingresaban al mercado interno, pagaran todas las tasas de importación correspondientes. En cambio si esos productos se exportaban, no pagaban impuesto alguno. Sin duda fue una de las tantas medidas que motorizaron el reimpulso de la industria pesada y mediana estadounidense, que luego de la Segunda Guerra Mundial, transformaría en potencia económica y militar a ese país; y con un poderoso desarrollo interno.
De hecho, desde fines de la década del ’70, la metodología de zonas francas fue adoptada por los denominados “Trigres Asiáticos”. Países como Corea, Hong Kong y Taiwan, generaron un mecanismo de desarrollo rápido y poderoso: crearon el ámbito para que se instalaran las empresas internacionales a partir del subsidio o quita de tasas, ofreciendo grandes contingentes de mano de obra barata, para que las multinacionales se instalaban con su tecnología y luego vendieran al exterior.

¿Por qué no son buena idea las zonas francas en Argentina?

Porque en las actuales circunstancias, no consisten en una medida de fomento y desarrollo de la industrialización conveniente. Tolo contrario, la proliferación de zonas francas sólo fovorecería al sector importador de productos terminados, o a las industrias de ensamble con menos del 10 por ciento de integración nacional.
Es decir, el proyecto de los diputados nacionales Soria y Martínez, tendría un efecto contrario al deseado. Sólo favorecería a los posibles importadores de productos desde Chile, dado que adquieren dichas mercancías con un margen del 60%, y sin restricciones para la estadía a la espera de “condiciones favorables”.
Para el caso de los fabricantes y exportadores, la zona franca pone a disposición mejores condiciones de cara el mercado externo. Sin embargo, coharta los vínculos con el mercado interno, proveedores y bienes complementarios. Asimismo, el abaratamiento de los costos de mano de obra, impulsaría hacia abajo el nivel de salarios de la región de influencia a la zona franca.

Sospechas

Por último, no debemos dejar pasar dos datos que podrían despertar suspicacias: desde el rebrote de la crisis de la minería en Sierra Grande, y de las exportaciones tradicionales por el puerto de San Antonio Este, existen proyectos que apuntan a convertir a ambas locaciones en zonas francas. De hecho, en Sierra Grande, la zona franca está adjudicada.
A la vez, se promueve a través del denominado Plan Castello una dotación de infraestructura en materia logística al trazado de la Ruta 23 que recorre la línea sur de la Provincia de Río Negro, uniendo la zona Atlántica con la Zona Andina.
¿No será que la promoción de zonas francas en ambos extremos del denominado “Corredor Bioceánico”, la dotación de infraestructura, y las actuales condiciones del comercio exterior argentino, estarán ofreciendo en un paquetito cerrado las riquezas de la región, a cambio de trabajo esclavo y televisores importados?

Fuentes: AFIP / BAE / Congreso Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s