El recetario amarillento

Un estudio publicado por el Instituto del Desarrollo Humano dependiente de la Universidad Nacional de General Sarmiento enumera y detalla los fundamentos de por qué el Gobierno de la Alianza Cambiemos fracasará en sus expectativas en cuanto a la llegada de las anunciadas “inversiones extranjeras”.
Redacción
Durante la campaña electoral en 2015 y en su primer año de gestión, el gobierno encabezado por Mauricio Macri, tuvo como uno de sus pilares discursivos, la idea que la “vuelta al mundo” se concretaría a partir de una fuerte flojo de inversión extranjera, que “derramaría” en crecimiento económico, alza de salarios y generación de empleo genuino.
La “receta” económica, cómo se viene analizando en medios de prensa y foros públicos, persigue la puesta en práctica de los mismos preceptos económicos de la dictadura cívico-eclesiástico-militar de 1976, en los sendos gobiernos de Carlos Menem y Fernándo De la Rúa durante la década de los 90’s.
Lo llamativo, es que la consigna de que la solución a los problemas argentinos, se haya hecho carne en el seno de la población, y que perimtiera que gobiernos de ese signo ganen elecciones a pesar de los mencionados antecedentes. Ya estamos viendo, a quince meses de gestión signos concretos de dependencia del crédito externo, de la injerencia de los organismos internacionales de créditos en las políticas económico – sociales, destrucción del tejido industrial en casi todas sus ramas y cadenas de proveedores, fuga de capitales, estancamiento de la producción, y caída de la demanda en el mercado interno.
La economía clásica estipula que la inversión es un direccionamiento de los recursos para incrementar la capacidad productiva de una economía; cosa que permitiría posteriormente, generar riqueza real. Entonces, la inversión sería instalar fábricas, poner en movimiento recursos ociosos, realizar obras de infraestructura, y desarrollar tecnologías que potencien el trabajo humano.
Sin embargo, y según los guarismos publicados por consultoras que habitualmente participan del sector, las inversiones mayoritarias que han llegado desde el exterior en las últimas décadas, son las denominadas “inversiones de Cartera”; es decir, el ingreso al país de capital financiero que adquiere acciones, títulos públicos y obligaciones negociables en forma transitoria, para aprovechar coyunturalmente rendimientos atractivos, que no se vuelcan a la esfera productiva.
Pero para los neoliberales, eso es “inversión”; y la dinámica de esos capitales es generar las ganancias esperadas entre seis a doce meses, y desplazarse luego hacia otra plaza más rentable.
La inversión productiva en cambio, requiere de un conjunto de condiciones materiales dadas por los costos, el acceso barato a cierto tipo de insumos y la infraestructura logística; al tiempo que reclaman estabilidad política y jurídica. El carácter estratégico en este tipo de inversiones, hace que las empresas trasnacionales analicen el tema escala mundial.
Es por ello que en los últimos treinta años, se hayan dirigido hacia el sudeste asiático y China, al tiempo que las inversiones extractivas de recursos naturales han predominado en América Latina.
Existe un dato que nos va a ilustrar el tema. Un trabajador argentino que trabaje en una empresa trasnacional que ha decidido realizar inversiones productivas, cobrará por mes una suma de alrededor de U$S 1.000. Por el mismo trabajo en Bangladesh, el trabajador asiático recibe U$S 75.
Dada la estructura económica de Argentina, basada principalmente en la expoprtación de productos agropecuarios, el país ha tenido históricamente una gran capacidad de ahorro interno; que reinvertido puede desarrollar la producción fabril.
Sin embargo, la especulación financiera viene ganando. La solución, estaría en la eliminación del despilfarro financiero que implican la fuga de capitales, el consumo suntuario, para instreumentar políticas de reorientación de recursos propios

Fuente: IDH – UNGS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s