La guerra de los drones

Estados Unidos ha adoptado África como campo de ensayo de su nueva innovación militar. Cuatro ejemplos del desastre humanitario que EE.UU. está desatando a cambio del control de recursos estratégicos situados en el continente africano.
Redacción
Naciones Unidas admitió oficialmente que Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen se están enfrentando a condiciones de hambruna de sus poblaciones. Según declaraciones del responsable de Asuntos Humanitarios, Stephen O’Brien, de no mediar el esfuerzo conjunto de la comunidad internacional, más de 20 millones de personas “sencillamente, morirá de hambre” en los próximos años.
Las cuatro naciones mencionadas tienen en común las cruentas guerras internas, en la cueles – directa o indirectamente – participa Estados Unidos.
El caso de Yemen sería el más alarmante, dado que casi el 70 por ciento de la población necesita ayuda humanitaria. Según la ONU, la guerra civil desatada en 2014, entre las fuerzas leales al presidente Abd Rabbuh Mansur al Hadi con los rebeldes chiítas hutíes, estaría dejando un saldo de 18, 8 millones al borde la hambruna.
Desde marzo de 2015, una coalición de países árabes liderada por Arabia Saudita y asistida por Estados Unidos, lleva a cabo operaciones militares contra la facción hutí, lanzando continuamente ataque aéreos que solamente afectan a la población civil.
La Agencia RT informó recientemente que más de 500 documentos filtrados por Wikileaks de la embajada estadounidense en Yemen, rebelan que EE.UU. financió, entrenó y armó a las fuerzas de Mansur al Hadi antes del conflicto. Además, Estados Unidos, utilizó este conflicto como campo de pruebas para desarrollar los bombardeos con drones.

USA-drone-militar - CNNSomalia es otro de los objetivos de la guerra de los drones. Con la excusa del combate contra Al Qaeda en África Oriental, desde 2001 Estados Unidos lleva a delante ataques contra la población civil mediante ese sistema de guerra a distancia. El Comando Conjunto de Operaciones Especiales del Pentágono viene interviniendo en ese país desde entonces, financiando a su aliado local – Al Shabaab – y alentando la invasión etíope.
La guerra y el hambre en Somalia están dejando a más de 6 millones de personas al borde de la inanición.
En Nigeria, el Gobierno de dicho país mantiene un conflicto con el grupo islamista Boko Haram. El presidente nigeriano Muhammadu Buhari, cuenta con el apoyo militar del Reino Unido y de EE.UU., a cambio de la “custodia” de los recursos petroleros.
El Sudán del Sur, el interés estadounidense por los recursos petroleros es más evidente aún. Éste país atraviesa por una guerra civil desde 2005, contando como comedido en el conflicto, a Estados Unidos; quién fundamenta el apoyo militar y financiamiento del régimen gobernante contra la otra facción tribal.
Sudan del Sur se independizó de Sudán con el apoyo de Washington, y ahora EE.UU. busca mantener la posición y control del territorio donde se encuentran las reservas de petróleo.

Fuente: RT, AgePeBA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s