Las alegrías del sector agro-exportador son las lágrimas del trabajador

Gracias a las políticas de liberación de mercados, quita de retenciones a la exportación y las sucesivas devaluaciones, el sector agro exportador se encuentra de parabienes. Las entidades patronales del sector festejan los resultados y auguran un 2017 exitoso; mientras que el bolsillo del trabajador se sigue achicando.
Redacción
Según la encuesta mensual que realiza la Asociación de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA), cerca de mil empresarios ligados a sector agro exportador manifestaron conformidad con los resultados del corriente año “buenas expectativas” para el 2017, ya que “en un año la situación económica será mejor que la actual”.
Para ellos los números finales y las perspectivas futuras son promisorias. Según CREA, el 30 por ciento de los empresarios ligados a la agricultura y que alquilan campos de terceros, preveen para la campaña 2016/2017 (ya en marcha para algunos cultivos) aumentar la superficie arrendada.
Los números avalan sus parámetros para la toma de decisiones. Según sendos informes de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC), entidades que representan un tercio de las exportaciones argentinas, el sector ha liquidado la suma de 22.800 millones de dólares en lo que va de 2016; con la expectativa de que se alcance fin de año al borde de los 23.500 millones de la misma moneda. La cifra supera en casi un 24 por ciento de los liquidado durante 2015.
Por su parte, los productores ganaderos también están felices. El 65 por ciento de los productores espera aumentar en al menos un 10 a 15 por ciento sus rodeos para 2017. Esto no es casualidad. Según un informe publicado por el Servicio Agrícola Exterior de los Estados Unidos, durante el año entrante se producirá un incremento de la oferta de carne vacuna a nivel mundial y por ende en los niveles de exportación de la misma para los países productores.
Las noticias deberían ser buenas para el trabajador, dado que entrará más dinero al país. Sin embargo, dos nubarrones se avizoran en el horizonte. Por una parte, desde el mismo gobierno nacional, alientan al empresariado al presupuestar para el 2017, con un valor dólar que supere los 18 pesos. Es decir, el gobierno “avisa” sobre una nueva devaluación de la moneda nacional.
Paralelamente, el empresariado agroexportador coincide en el aumente de los precios internacionales para las materias primas, por ello han realizado las inversiones previas a la campaña 2016/2017.
Ambas cosas significan sólo una cosa: si los precios internacionales para las materias primas suben, la demanda internacional de alimentos aumenta, y la “gestión Cambiemos” insiste en no aplicar la legislación relativa al abastecimiento del mercado interno, control de precios y regulación de mercados; comer durante 2017 será más difícil para el laburante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s