Viedma: la carne más cara del país

Reproducimos seguidamente, cinco partes de una investigación que el periodista Ricardo Carlovich* publicó por etapas en redes sociales, sobre el estado de situación del monopolio regional que ejerce FRIDEVI en el mercado de la carne vacuna y sus derivados.
Redacción
PRIMERA PARTE

La imagen que ilustra esta nota es elocuente: una factura del Frigorífico de Viedma, FRIDEVI, a una carnicería de Puerto Madryn, a 550 kilómetros de la sede del emprendimiento, entregándole la media res a 66, 66 pesos el kilo.
El mismo frigorífico le cobra a los carniceros de Viedma por la misma media res y a solo 1.500 metros de la ciudad, a 75 o 77 pesos el kilo. Lo mismo hace en Bahía Blanca y ello explica porque la carne es mucho más barata en esos mercados que en las carnicerías de Viedma.
No sólo es cuestión de competencia (allí operan otros frigoríficos) sino de mercado: en Madryn también rige la diferencia sanitaria impuesta por la barrera patagónica.
Es decir que, el camión sale de Viedma, va a Puerto Madryn con chofer y acompañante, duermen almuerzan y cenan allí y así y todo el kilo es mucho más barato para los carniceros que en Viedma y Patagones.
Consultado el director de Ganadería, Tabaré Bassi, en mi programa Viva la radio de FM La Torre, dijo “desconocer esas cuestiones de comercialización”. Sin embargo, el mismo funcionario del mismo ministerio es el que gestionó un subsidio para el frigorífico FRIDEVI en el 2013 para pagar salarios, muy a pesar que en esa época se vivía una situación de pleno empleo y bonanza económica en la región.
Es claro que Tabaré Bassi responde a una casta enquistada en el gobierno, socia activa de los intereses de autoridades del frigorífico, muy relacionadas al lobby hecho para impedir el ingreso de asado con hueso pampeano a la región.
Dan razones sanitarias, pero no explican que ello generaría competencia y por ende, el consiguiente descenso en el precio del asado al consumidor que llegaría automáticamente a 80 o 90 pesos como en Bahía Blanca.
Es más, el gobernador de La Pampa anunció presentaciones judiciales y el gabinete rionegrino al unísono se manifestó en contra como si Weretilneck, Pesatti y otros fuesen entendidos en la materia. En realidad, se han convertido en tristes lobbystas en beneficio de un sector concentrado y en detrimento de la gente, la mayoría que consume en las carnicerías.
En este concierto la gerencia tiene mucho que ver. Tanto Boffa (gerente de la Cooperativa de Patagones, principal accionista de FRIDEVI), como Seisdedos (gerente de FRIDEVI) son verdaderos actores principales aunque desde las sombras. Ambos han adquirido mucho campo y se habla de un importante feed-lot contra el río Negro y en cercanías del balneario El Cóndor, violando leyes y atentando contra el medio ambiente.
Es más, se sabe que Boffa adquirió campos hasta hace pocos años “duros”, donde se vieron grandes arenales y médanos en la zona de La Cuchilla, en el este provincial entre Viedma y el mar. Pero claro, por allí pasó el acueducto ganadero turístico y ahora esos campos son de enorme valor económico y estratégico.
Dos gerentes, que deberían ser empleados de los socios de la cooperativa y del frigorífico y no mandamases, manejan hasta tal punto el mercado que nos hacen pagar la carne más cara del país. Nadie dice ni hace nada.
Ni políticos (nunca se sabe cuándo se van a necesitar unos chorizitos para un cierre de campaña), ni jueces, ni fiscales (aunque como veremos hay dineros públicos de por medio) y ni tampoco muchos periodistas, la mayoría expuestos a alguna pauta publicitaria.
Es más. Estos señores han logrado trabar el acueducto ganadero turístico por el cual la provincia tomó un crédito internacional y que pagan todos los rionegrinos.
El agua llega hasta los campos de La Cuchilla (¿le suena el lugar y de quién son los campos?) y no hasta La Lobería y Bahía Creek donde lo dice el proyecto aprobado además por el PROSAP.
“Creo que la obra está parada porque la contraparte privada, los productores, no han pagado su parte”, dijo un inocente Tabaré Bassi en la entrevista aunque como funcionario tiene la obligación de hacer cumplir los pactos y acuerdos y de vindicar si es que no le compete a su área.
Los nombres son los mismos en la carne más cara del país y en la estafa del acueducto. Pero esa historia, la del acueducto, la ampliamos en la segunda parte.

SEGUNDA PARTE

FRIDEVI es el monopólico frigorífico enclavado en el Parque Industrial de Viedma en terrenos donados por la comunidad de Viedma y construído con dineros de la provincia en épocas del gobernador Mario Franco.
Por esa razón es que nadie, ni los propios accionistas y directorio, pueden jactarse de ser un emprendimiento privado “que hace lo que quiere”. Tienen allí el Estado rionegrino y los municipales viedmense y maragato la razón para exigirle cuestiones básicas en defensa del consumidor.
Y el Estado puede hacerlo tranquilamente ya que también fue el Estado quién le regaló a FRIDEVI la nada despreciable Resolución que impide que se pueda instalar otro frigorífico de tránsito federal en 200 kilómetros a la redonda.
Otra clave. El argumento es “estamos solos porque nadie se instala”.
Y nadie se va a instalar en Viedma con un frigorífico si no puede vender ni siquiera en Patagones, porque el cruzar el puente ferrocarretero ya es de hecho un transito federal al pasar de una provincia a otra. Esas “trampitas” y la presencia de ex vicegobernadores con miles de vacas como accionistas, hacen el resto.
El último remate feria de la región (ya con la nueva Barrera) dejó precios interesantes para los ganaderos como los $ 43 por kilo vivo en novillitos de invernada. Sin embargo, según una fuente consultada, al productor, el frigorífico le liquida 30 pesos por kilo y además se queda con el cuero (que vende a las curtiembres); huesos, cuernos y pezuñas (que comercializa a fábricas de comida para animales de Necochea) y las entrañas (parrillada) que poco se ven en las carnicerías locales, que vaya a saberse dónde van (ya sé: ¿usted pensó en Bahía Blanca, no es cierto?)
En tanto, justo es aclarar que el carnicero tiene en la media res un 55 por ciento de aprovechamiento, ya que el resto se va en hueso, grasas y desperdicio. Está claro que el precio lo pone el frigorífico.
Y allí reside la pregunta básica: ¿Por qué se paga el kilo lo que se paga en las carnicerías de la Comarca?
Porque es la principal herramienta de financiamiento que FRIDEVI tiene para ser competitivo en otros mercados. Dicho en palabras de maestro ciruela: los 160/190 pesos por kilo según el corte que pagamos en Patagones y Viedma le permiten a FRIDEVI tener un colchón para competir con los frigoríficos de otros mercados, caso Bahía Blanca.
La oferta del miércoles 15 de junio, en el Carrefour de Bahía Blanca, fue de un 30 % de promoción en todos los cortes de sus góndolas donde el sello verde de “la carne de hoy” luce primorosa. Muchas fueron las reacciones de la nota de ayer (Ver 1º pte. al pie).
Incluso el concejal Marino, de Patagones, solicitó a las autoridades municipales maragatas que “intercedan ante el frigorífico para que existan precios promocionales para los sectores más desprotegidos”. Marino conoce muy bien a las autoridades de la cooperativa de Patagones, ya que están bajo el gremio que el representa (Empleados de Comercio) el Convenio Colectivo que los cobija.
A este periodista le llegaron denuncias concretas “del trato despótico y abusador” que la entidad gerenciada por Boffa tiene con sus empleados y en una entrevista realizada a Marino se la trasladamos en FM La Torre. Dijo que desconocía esa situación pero que necesitaba “denuncias concretas”(¿?). ¿Quién denuncia desprotegido a los poderosos?
Marino y Boffa saben que muy pocos.
Entre la devaluación asimétrica de duhalde (2002) y la programática de Macri (diciembre 2015) no hubo otro caso en la Argentina de tranferencia de recursos de los sectores de consumo a un sector concentrado como lo hizo el vecino de Viedma y Patagones a FRIDEVI en marzo del 2014 cuando la carne salto de 50 a 90 pesos con la escuza del corrimiento parcial de la Barrera.
El gobierno rionegrino sigue sin investigar la situación y hace “mutis por el foro”. No reacciona ni atiende Comercio Interior que debe velar por los intereses de los habitantes ni mucho menos las autoridades de Ganadería que no disimulan su anuencia con mucho perfume a sociedad que dispensan a Boffa y Seisdedos.
Alejandro Retamal, de FM Popular de Viedma en una entrevista que me realizaron consultaban qué puede hacer el indefenso consumidor viedmense. La respuesta está en la gente. La gente, como consumidores y habitantes, le han regalado el terreno y el primer edificio a FRIDEVI. Sólo la gente puede decidir si sigue pagando la carne más cara del país. A las autoridades, por ahora, les importa un comino.
Días pasados, en hores del mediodía, fui a la Carnicería propia que FRIDEVI tiene en Zatti casi esquina Guido de Viedma. No había asado, así que compré tapa de asado que sale también de la media res.
El precio es de $ 109,90 $ por kilo; y pregunté. Un amable empleado me dijo que el asado está a $ 146 (aquí agrego que también hay publicidad falsa ya que en la pizarra donde figuran los precios por corte en el local se señala “asado $ 145” y ello es publicidad engañosa)
Pero al margen de esa disgresión, es interesante plantearse: Por qué el frigorífico en su carnicería a 6 kilometros de la planta no vende el kilo a 66,66 como se lo vende a una carnicería a 550 kilómetros?
El local no parece que fuese un alquiler muy caro y los empleados, por lo que averigüé, cobran los sueldos de convenio; o sea, nadie gana en dólares ni euros allí.
Una prueba contundente de cómo se maneja un mercado de consumo donde la gran mayoría es víctima sin que los controles institucionales hagan nada por defenderla.

TERCERA PARTE

A apenas 80 kilómetros de Viedma, donde tampoco puede haber un frigorífico de transito federal, el kilo de asado cuesta 100 pesos (Un 46 % menos que en las carnicerías propias de FRIDEVI).
En algunas ciudades de Río Negro, durante el apogeo kirchnerista, se implementó el programa “Carne para todos” que establecía precios muy accesibles, en Viedma no. ¿Por qué no? deberían responderlo las autoridades que no hicieron nada para no “ofender” al monopolio.
¿Por qué los empleados no cobran en FRIDEVI antigüedad y zona desfavorable? Si el gobierno rionegrino ha dado a la empresa subsidios para pagar los sueldos (millonarios aportes), ¿por qué no revisó mínimamente sí se cumplían las leyes laborales que importan a cualquier trabajador patagónico?
¿Por qué la Justicia, que en primera instancia falló a favor de los trabajadores no exige el cumplimiento del mandato, más allá de la apelación interpuesta? Debería pagarse el beneficio y esperar lo que dictamine el Superior Tribunal rionegrino.
¿Por qué hay fotos con las moscas tapando ventanas y sangre que escurre directamente al río Negro y nadie controla? ¿Por qué el SENASA, que tiene una oficina dentro del mismo frigorífico (algo así como el gallinero dentro de la madriguera del zorro), no denuncia los casos de brucelosis que, según las fuentes de este periodista, fueron comprobados en laboratorios bahienses?
¿Por qué no se explica el cambio de actitud del gerente de la empresa ante el corrimiento de la Barrera sanitaria ya que fue siempre un detractor público y de golpe cambió de parecer? Dicen que veinte camiones jaulas repletos de terneros detenidos en un puesto sanitario el 28 de febrero del corriente año darían la respuesta.
¿Por qué en un barrio de Viedma el camión pintado de verde y rojo deja medias reses? ¿Por qué no dejan ingresar asado de hueso plano salido de frigoríficos pampeanos con todos los controles hechos, si ello permitiría competencia y baja de precios en góndola, con la flaca excusa que generaría aftosa?
¿Por qué se habla de aprietes y amenazas para un modesto frigorífico sanblaseño que no puede ingresar al mercado maragato? ¿Por qué tengo en mi celular un mensaje que dice “dejate de joder con FRIDEVI y ocupate de tus cosas que tenés cosas más importantes de qué ocuparte”?
¿Por qué nadie aceptó la propuesta de un clarificado productor del IDEVI que ante la aparición de estos artículos pidió comprometerse desde el Consejo de Administración del Intstituto y nadie dijo nada?
¿Por qué la política no dice nada? ¿Por qué Viedma paga, proporcionalmente, la carne más cara del país? Porque, tal vez, como me dijo alguién en un coqueto café viedmense, “fijate…Seisdedos y Boffa valen mucho, pero vos…cuánto vales”?

CUARTA PARTE

Es imposible que alguien tome cartas en el asunto que tanto a enojado a los vecinos de la Comarca y en las esferas de gobierno nadie escucha.
Y nadie lo escucha porque mientras se realizaba la investigación periodística esto ocurría por aquí: “Ratificaron la prohibición para el ingreso de carne con hueso chato a la región” (Agencia ADN).
“No hay ningún argumento técnico que fundamente la posibilidad de ingresar carne con hueso a la región, y por lo tanto SENASA no habilitará el paso de carne con hueso chato como pretende La Pampa”, señaló el vicegobernador Pedro Pesatti.
Una falsedad que suponemos el vicegobernador mantiene por ignorancia en la materia, ya que se sabe que el hueso chato o plano no lleva aftosa como sí lo hace el hueso redondo. Pero, ustedes que han leído los informes tan detenidamente, noten como estaba integrada la delegación rionegrina, según la misma agencia:
“La delegación rionegrina se completó con los parlamentarios Facundo López, Marcelo Mango, Ricardo Arroyo y Javier Iud, por el legislativo provincial; Mauricio Álvarez, Daniel Lavallén y Luis Sacco, del Consejo Regional Patagonia Norte del INTA; Eduardo Merayo, por la Fundación Barrera Sanitaria; Dardo Chiesa, por Confederaciones Rurales Argentinas y como representante de la industria cárnica rionegrina el gerente de la empresa Fridevi, Sergio Seisdedos”.
¿Clarito no? Seisdedos con las más altas autoridades políticas de la provincia en una reunión de estricto carácter lobbista para impedirnos elegir pagar el asado a 79 pesos y seguir pagándolo $ 146 como mínimo.
En ese cable de una agencia de noticias está la respuesta de por qué en Viedma pagamos la carne más cara del país. Es imposible lograr ecuanimidad y sentido común cuando se tiene de socios a las más altas autoridades de la provincia y de la oposición para meterle las manos en el bolsillo a la gente .
La orfandad de los consumidores es absoluta y ellos (los verdaderos dueños del Poder, no los políticos que mancebos son guiados por tan siniestros personajes) se nos ríen en la cara.

QUINTA PARTE

Hay un dato que se oculta bajo siete llaves. Como en los cuentos arábigos, los secretos del reino no pueden aparecer a los ojos de los simples mortales.
Ricardo Carlovich*
Claro que esta vez no se trata de una princesa que perdió su virginidad ni los contactos del jeque con los supuestos infernales cristianos.
Es el Reglamento (UE) 2016/429 del Parlamento Europeo y del Consejo del 9 de marzo de 2016 relativo a las enfermedades transmisibles de los animales y por el que se modifican o derogan algunos actos en materia de sanidad animal (Legislación sobre sanidad animal).
Esa resolución, mientras ordena a los países miembros velar y ahondar controles legales en, por ejemplo, la compra de mascotas, establece que la aftosa deja de ser una enfermedad de riesgo para los humanos.
Es decir, los europeos -los mismos de los que se esperó por años que a través de la OIE nos habilitaran el corrimiento de la barrera sanitaria-, ahora decidieron que primero tiene que haber carne para que la gente coma.
Incluso, la propia resolución avanza en que hacía el año 2021 (se da un plazo de 5 años) no deberían existir barreras de ningún tipo. La barrera que FUNBAPA administra en el kilómetro 711 ya es anticonstitucional , ya que nuestra Constitución prohíbe las Aduanas interiores. Incluso no permitir el ingreso de carne desde otros lares, aunque leguleyos interesados digan lo contrario, también es una aberrante violación a nuestra Carta Magna.
Volviendo a la Resolución 429, en ella se explica todo. Justo en esas fechas el gerente de FRIDEVI cambió de parecer y comenzó a defender el corrimiento de la barrera que tanto había atacado antes y que incluso le sirvió para manguearle 400 mil pesos al estado rionegrino “por las dudas”. Y no fue una sola vez.
Justo en esas fechas se aceleraron las reuniones del bloque patagónico y se abroquelaron para impedir el ingreso de carne pampeanas. Y la mentira se armó con bases económicas: Todos saben que en abril del 2021 se terminarán las barreras relacionadas con la aftosa pero no lo dicen ni anticipan.
Y el calculo de la mentira es monstruoso: Según los datos oficiales, los argentinos consumimos 58 kilos de carne vacuna por año. Si en el conglomerado Viedma – Patagones sumamos 130 mil consumidores, quiere decir que aquí se comercializan 7.5 millones de kilos de carne anualmente, que serán 37,7 millones en cinco años.
Si FRIDEVI nos hace pagar la carne un promedio de 80 pesos más por kilo como quedó ya demostrado, quiere decir que estos señores se están asegurando TRES MIL DIESCISEIS MILLONES DE PESOS ($ 3.016.000.000) de fabulosa transferencia de los consumidores a ellos.
¿Se entiende ahora que estamos ante la mentira más grande de nuestra historia? Una mentira guardada contra los sanos intereses de la gente.
Si creen que este periodista miente, esperen cinco años. Verán que se van a eliminar las barreras. Cuando ello ocurra, quizás saquen las manos de nuestros bolsillos.

Un datito

La planta de faena de cerdos que FRIDEVI todavía no inauguró YA ESTÁ FAENEANDO…
Faena entre 40 y 100 cerdos por día sin la inauguración formal del emprendimiento y, lo grave, es que lo hace con los mismos empleados de la planta vacuna. Descartamos la vista gorda del SENASA, cuya profesional suele conversar mucho con el gerente, que tiene una oficina en el propio frigorífico.
Es decir: FRIDEVI no cumple con la ley laboral básica, elude convenios colectivos y pone en riesgo la salud de la población toda vez que ello implica un serio riesgo de zoonosis. (zoonosis define a las enfermedades que se transmiten del animal al hombre y visceversa).
Aún sin difundir los casos de brucelosis entre los trabajadores, demostrando la convivencia con el profesional y laboratorio contratados por la ART, el frigorífico que es del pueblo y administran un par de impunes amparados por el poder político, nos pone en riesgo a todos.
No es menor el dato que la ART del frigorífico es dueña del emprendimiento: La Segunda ART es del grupo ACA, Asociación de Cooperativas Argentinas, principal accionista de FRIDEVI.
O sea, una relación que también viola el espíritu de la ley que obliga a contratar a una ART, donde el empleado que reclama por una herida debe hacerlo con la aseguradora que es dueña del lugar donde se lesionó. Un aquelarre, realmente. Doble trabajo y un solo sueldo.
Aprietes y mucho más.
Imágenes obtenidas en el patio trasero de la planta muestran la evidente contaminación donde ni siquiera los tractores pueden evitar encajarse en ese lodo de sangre, barro y desperdicio. Un foco contaminante que nadie controla.
Nadie controla: ni Medio Ambiente; ni Comercio Interior, ni Dirección de Ganadería ni Secretaría de Trabajo. Mientras, hoy lo reflejan los medios regionales, la gente cruza de Río Colorado a la Adela a comprar la carne a un 60 por ciento más barato.
Lo único que falta es que los “socios baratos” de FRIDEVI le echen la culpa a la gente…

*Ricardo Carlovich, es Locutor y periodista de reconocida trayectoria. Actualmente reside en Viedma, donde conduce un programa en FM La Torre. Puede acceder al resto de ésta investigación especial en su sitio personal de Facebook.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s